acometida

(redireccionado de acometidas)
También se encuentra en: Sinónimos.

acometida

1. s. f. Acción o resultado de acometer, atacar o embestir. acometimiento
2. CONSTRUCCIÓN Derivación, instalación de un ramal secundario en un conducto o línea general hay un escape en la acometida del agua.

acometida

 
f. Acometimiento.
Toma o empalme de una instalación particular en la general, bien sea de tuberías de agua o gas, o de cables eléctricos.
Traducciones

acometida

Angriff

acometida

accès, assaut, attaque

acometida

SF
1. (= ataque) → attack, assault; [de toro] → charge
2. (Elec) → connection
Ejemplos ?
En un salón, la mujer que parecía tener menos simpatía por el lugar, era la que escogía como objetivo de sus acometidas; hacerla pasar de la aversión al amor mediante hábiles transiciones, era para él un placer delicioso; imponerse a las almas que le rechazaban, dar jaque mate a las voluntades rebeldes gracias a su influencia, le parecía el más dulce de los triunfos.
Derrocada la Monarquía; expulsado el rey de su turno; proclamada la República por el concierto tácito de grupos, partidos, organizaciones e individuos que habían sufrido las acometidas de la Dictadura y del periodo represivo de Martínez Anido y de Arlegui, fácil será comprender que toda esta serie de acontecimientos habían de llevarnos a una situación nueva, a un estado de cosas distinto a lo que había sido hasta entonces la vida nacional durante los últimos cincuenta años, desde la Restauración acá.
Con respecto á la falta de noticias á la entrada de los árabes, no debe ser motivo de estrañeza; la resistencia empezó en Asturias muy á los principios: Galicia es probable imitase pronto su ejemplo, á que la invitaba su posicion aventajada, y por consiguiente es de creer que la dominacion de los árabes en Galicia fuese breve y pasagera, sin que por eso quedase libre de sus acometidas repentinas.
La Pampa es, de todos los desiertos, el más fácil de vencer; ofrece recursos; tiene pastos y aguadas; está libre de los indios, y bien pocos son los animales feroces o ponzoñosos que viven en ella: su resistencia es puramente pasiva y cede con facilidad; pero no por esto deja de tener sus resabios de redomón mal domado, para rechazar las atrevidas acometidas del hombre.
La marea le ha interceptado el paso y no puede ya avanzar ni retroceder. A medida que el agua sube y el peñasco se hunde, el ahogado estrecha el cerco y redobla sus acometidas.
EL RIO JUBONES ARRASO PASAJE EN 1760.- Las constantes y violentas acometidas del Jubones a las propiedades y vidas del pueblo de PASAJE, fundado en 1760, mantenía la zozobra de sus habitantes y presionaba su espíritu, debilitándolo con el temor frente a la inevitable tragedia que se cernía con pasos furtivos sobre el poblado.
TERCERA Y DEFINITIVA FUNDACION DE PASAJE EN 1800.- Otra vez los habitantes que vivieron por algunos años en el Sitio de UZHAPLAYA, conformando el núcleo poblacional con el nombre de PASAJE, se vieron obligados a buscar una nueva ubicación, que les ofrezca seguridad para su vida y facilidades para sus trabajos agrícolas; a la vez, que los aleje de las pertinaces acometidas del Jubones.
Al mismo tiempo, muchos que no elaboran pan velan también, aguzando su cerebro, manejando la pluma y luchando con las formidables acometidas del sueño: son los periodistas.
El río Jubones después de correr por el ¡río de Pital, siguió al Guabo pasando por esta población y desembocando en Bajo Alto, pueblito muchas veces desaparecido como ya hemos apuntado, a causa de las acometidas del mar y del mismo río Jubones.
Las frondosas huertas de cacao que hacen marco a la ciudad, se vieron acometidas por las ráfagas de los cobardes invasores, produciéndose una verdadera lluvia de hojas y frutos aún tiernos.
Los citados ríos Sucu-Yacu y Jubones, en sus acometidas iban devastando continuamente todo el perímetro donde se hallaban edificadas las pequeñas tía-bañas de los colonos, acercándose más a su destrucción siguiendo la margen izquierda del Jubones.
Apurado el sargento por salir de la falsa posición en que lo había metido una de las bruscas acometidas de los libertarios, apareció en la calle agitando un pañuelo blanco en señal de paz, seguido de los soldados llevando los fusiles con las culatas hacia arriba; los rebeldes creyeron que se rendían y los dejaron avanzar; pero de pronto, cuando los traidores esbirros se hallaban próximos a la puerta del cuartel, volvieron los fusiles e hicieron fuego sobre los que les habían perdonado la vida.