acicalado

(redireccionado de acicalada)
También se encuentra en: Sinónimos.

acicalado, a

1. adj. Exageradamente pulcro y limpio las chicas acicaladas esperaban el inicio del baile. emperifollado, peripuesto
2. s. m. Acción y resultado de acicalar o acicalarse.

acicalado, -da

 
adj. Limpio, aseado, terso, bruñido, bien arreglado.
m. Acción y efecto de acicalar.

acicalado, -da

(aθika'laðo, -ða)
abreviación
persona que está limpia y bien arreglada un hombre acicalado
Sinónimos

acicalado

, acicalada
adjetivo
atildado, compuesto, peripuesto (irón. y col.), hecho un figurín, soplado, pulido, repulido.
Todos estos sinónimos pueden tener, a veces, connotaciones despectivas.

acicalado:

engalanadocompuesto, lavado, enjabonado, limpio, aclarado, fregado, atildado, barrido, higiénico, pulcro, arreglado, aseado, purificado,
Traducciones

acicalado

trig, trim

acicalado

ADJ
1. [persona] → smart, spruce (pey) → tarted up, overdressed
2. [metal] → polished, bright and shiny
Ejemplos ?
Si queremos tomar la ruta de La Santa, cogeremos el camino que parte desde el eucalipto a la derecha, encontrándonos al paso con las ruinas de una casa (a la izquierda) y las de otra bien acicalada con un porche de naranjos (a la derecha).
Y aquella tarde, cuando ya dado fin a los cuotidianos quehaceres, penetró de nuevo en su hogar Antonio el Moreno, exclamó sonriente y dirigiéndose a su mujer, que, graciosamente acicalada, tocado de flores el magnífico cabello, le esperaba cosiendo sentada junto a la puerta del patio, en el que el sol muriente ponía sus últimas claridades: -Dicho y jecho, camará.
Habían allí, además, una mujer acicalada como una cocotte, con un barboquejo de diamantes y que apoyaba los codos en la mesa de una taberna y se apretaba las mejillas entre los dedos enjoyados.
Envío ¡Oh tú, Azorín, que de la mar de Ulises viniste al ancho llano en donde el gran Quijote, el buen Quijano, soñó con Esplandianes y Amadises; buen Azorín, por adopción manchego, que guardas tu alma ibera, tu corazón de fuego bajo el recio almidón de tu pechera —un poco libertario de cara a la doctrina, ¡admirable Azorín, el reaccionario por asco de la greña jacobina!—; pero tranquilo, varonil—la espada ceñida a la cintura y con su santo rencor acicalada—, sereno en el umbral de tu aventura—.