Ejemplos ?
Como suele la nave ser movida del viento cuando a puerto se acelera, así la bestia horrenda a su comida se acerca; y de allí a poco se la espera.
Al patrio reino, a su nativo nido, teniendo a él, el ánimo acelera; y así se aviva en ella la esperanza de ver presto el Catay de su crianza.
El himno de Riego, palizas y otros rumores: el sufragio universal en todo su esplendor; el derecho al trabajo y los voluntarios de la Libertad. Despavorida, acelera la marcha; pero tropieza en un cuerpo voluminoso escurridizo: Olózaga.
Con el desarrollo de las fuerzas productivas del trabajo, se acelera la acumulación del capital, aun en el caso de que el tipo de salarios sea relativamente alto.
La pena, como uno de esos arbustos cuyo desarrollo se acelera con la electricidad, crecía en las honduras de su pecho retrepándole hasta la garganta.
Llanto de su propio llanto lo humedece y lo reseca, lo llovizna y lo enarena, lo consume y lo gotea. Semen de su propio semen lo fecunda y lo marchita, lo desgana y lo acelera, lo desata y lo reprime.
Además, es un elemento catalizador que permite profundizar los acercamientos, visualizar las diferencias, la posibilidad de discutirlas, etc. R.R.H.: Para mi no es un elemento catalizador, es decir, que acelera, sino que define, que marca a sangre y fuego.
Urge devolver los hombres a sí mismos; urge sacarlos del mal gobierno de la convención que sofoca o envenena sus sentimientos, acelera el despertar de sus sentidos, y recarga su inteligencia con un caudal pernicioso, ajeno, frío y falso.
Como el fontanero conduce el agua desde el profundo manantial por entre las plantas de un huerto y con un azadón en la mano quita de la reguera los estorbos; y la corriente sigue su curso, y mueve las piedrecitas, pero al llegar a un declive murmura, acelera la marcha y pasa delante del que la guía; de igual modo, la corriente del río alcanzaba continuamente a Aquileo, porque los dioses son más poderosos que los hombres.
Las amarras se alejan de mi nave y un solo arrebato de existencia me acelera a un efluvio que me inflama que me llama… y me libera… MISTERIO SEXTO Y yo que en otras eras deambulaba pensándome diverso a las espinas, derramándome en sonrisas al desierto, marchitando vanidades de humo, indagando océanos y montañas y florestas… hoy pernocto en otras naves que no vuelan a planetas inventados por soñantes telescopios, otras naves forjadas al impulso lacrimario de la realidad… Confianzas ilusorias.
Asimismo, para favorecer el aprovechamiento de los recursos mineros se acelera la desincorporación de los terrenos disponibles, proceso que habrá de alcanzar dos millones de hectáreas al cierre del presente año.
Todos llevamos en nosotros una historia tan antigua y venerable como la de la creación misma. Constituido lo esencial del alma, fijos los rasgos principales del carácter y de la fisonomía, el tiempo se acelera.