aceituna

(redireccionado de aceitunas)
También se encuentra en: Sinónimos.

aceituna

(Del ár. az-zeit, oliva.)
1. s. f. AGRICULTURA,BOTÁNICA Oliva, fruto del olivo.
2. aceituna de la reina AGRICULTURA Variedad de gran calidad, de gran tamaño, que se cría en Andalucía.
3. aceituna de verdeo AGRICULTURA Variedad que conserva el color verde, una vez madura, y es apta para consumo después de aliñada.
4. aceituna dulzal AGRICULTURA Variedad de forma redonda y fina, que se consume en verde.
5. aceituna gordal AGRICULTURA Variedad de mayor tamaño que se verdea y se consume aliñada.
6. aceituna manzanilla AGRICULTURA Variedad pequeña, muy fina, que se consume verde endulzada o aliñada.
7. llegar a las aceitunas coloquial Llegar tarde se perdió casi toda la obra, llegó a las aceitunas.

aceituna

 
f. Fruto del olivo: aceituna corval, la más larga que la común; aceituna de la Reina, la de mayor tamaño y superior calidad; aceituna manzanilla, la que produce el olivo manzanillo; aceituna zapatera, la que ha comenzado a pudrirse; aceituna zorzaleña, la muy pequeña y redonda.

aceituna

(aθejˈtuna)
sustantivo femenino
fruto del olivo varios tipos de aceitunas
Sinónimos

aceituna

sustantivo femenino

aceituna:

oliva
Traducciones

aceituna

olive

aceituna

Olive

aceituna

ελιά

aceituna

olive

aceituna

oliva

aceituna

azeitona

aceituna

oliva

aceituna

oliven

aceituna

oliivi

aceituna

maslina

aceituna

オリーブ

aceituna

올리브

aceituna

olijf

aceituna

oliven

aceituna

oliwa

aceituna

oliv

aceituna

มะกอก

aceituna

zeytin

aceituna

quả ôliu

aceituna

橄榄

aceituna

橄欖

aceituna

זית

aceituna

SFolive
aceituna rellenastuffed olive

aceituna

f. olive.
Ejemplos ?
En cuanto á las uvas, no hay que decir que son mejores ni peores en ninguna parte, porque son excelentes en todas: y las hay lairenes, pedrojiménez, negras, albillas, dombuenas, de corazón de cabrito, moscateles, baladíes, y de otros mil linajes ó vidueños. Las aceitunas no ofrecen menor variedad: manzanillas, picudas, reinas, gordales, y qué sé yo cuántas otras.
Se ha insinuado tanto con dos de los magnates más principales, que los ha comprometido ese sábado por la tarde a ir a jugar tute en cuarto con Gumersinda y a cenar con ellos en la fonda. Destapa para el gran caso vinos finísimos, encurtidos, aceitunas y latas de lo mejor que se trajera.
Las indias, mujeres de los camaroneros, eran las encargadas de vender el artículo; pero de pronto las expendedoras de pescado, no obstante tener sitio señalado en la acera fronteriza al de las camaroneras, empezaron a invadir el terreno de éstas, surgiendo de aquí frecuentes peloteras y teniendo siempre que acudir gente de justicia para que el olivo de la paz diese fruto de aceitunas.
–Es un joven, como usted ve, muy elegante, que viene a tomar todos los días café, ponche, ron en abundancia, almuerzos, jamón, aceitunas; que convida a varios, habla mucho de dinero y siempre me dice, al salir, con una cara muy amistosa y al mismo tiempo de imperio: «Mañana le pediré a usted la cuenta», o «pasado mañana te daré lo que te debo».
II - El almuerzo En el estrecho recinto de una franciscana celda, cómoda, aunque humilde y pobre, y de extremada limpieza, de la Rábida el prelado con sus dos huéspedes entra, y después que sendas sillas les ofrece y les presenta, abre franco y obsequioso una mezquina alacena, de donde bizcochos saca, una redoma o botella del vino más excelente que da el condado de Niebla, aceitunas, pan y queso, y tres limpias servilletas, acomodándolo todo en una redonda mesa, no lejos de la ventana que daba vista a la huerta.
Atendiendo y considerando que por nuestro Señor y por su Real carta, ha mandado publicar en la presente ciudad y en los lugares acostumbrados de esta, mandando en él que todos los moros del presente reino se embarcasen y saliesen de él; y que con este motivo muchos de estos, obedeciendo á, se han embarcado, y han dejado muchas tierras en el realengo del presente reino, sembradas de adaza, panizo y otros frutos, y muchas aceitunas en los olivos...
Las picas de los bravos marquesotes, de varas de medir y de virotes, y ya de los plebeyos, baquetas de Babiecas y Apuleyos, sin escuadras gallardas que llevaban, en forma de alabardas, aquellos cucharones con que suelen sacar alcaparrones, y con las palas, como medias lunas, las sabrosas de Córdoba aceitunas (Córdoba, donde nacen andaluces Góngoras y Lucanos); y, encendidas las cuerdas en las manos, no de Milán dorados arcabuces llevaba la lucida infantería, mas de huesos de piernas de carnero, que gatos de uno y otro pastelero trujeron a porfía (que no fueron de gato de ventero, sospechosos en tales ocasiones), y de huesos de vaca los cañones para batir la torre.
Siempre se ha dicho por el hombre que cae generalmente en gracia o que es simpático: Éste tiene la suerte de las aceitunas, frase de conceptuosa profundidad, pues las aceitunas tienen la virtud de no gustar ni disgustar a medias, sino por entero.
Por tanto proveyó que los Bailes de las villas y lugares del presente reino convoquen á los que dicen ser Señores de lugares de moriscos ó á sus Procuradores, y citados y con su asistencia hagan inventarios de todas las tierras que los morors de dichos lugares poseian en realengo: y con respecto á los frutos pendientes, así de aceitunas como de adaza, panizo y arroz, pasas, higos y otros, si los hay en realengo, que los arrienden, ó los den con la obligacion de partir como mejor puedan concertarse, y que tengan en su poder hasta que se provea otra cosa, el precio de dichos arriendos ó partes de frutos que procederán de dichas tierras de realengo.
No teniendo ya quién le diese qué hilar para mantenerse, tuvo que ir a trabajar al campo en compañía de su madre, donde ora cogiendo aceitunas, ora espigando, ora en otras más recias faenas, se tostaba su linda cara con los rayos del sol, se encallecían sus blancas y delicadas manos y se entristecía su alma, oyendo que de continuo la llamaban por mofa la reina.
Llegar a las aceitunas era también otra locución con la que nuestros abuelos expresaban que había uno presentádose a los postres en un convite o presenciado sólo el final de una fiesta.
Por la noche llevaba el compadre otro camarada provisto de lampa, barretas, botellas de moscorrofio, pan, queso, aceitunas y salchichas, re facción precisa para quien se propone pasar la noche en vela; esperaban a que no se moviese ya paja en la vecindad, y desenladrilla por aquí, barretea por allá, trabajaban hasta la madrugada, y la casa quedaba en pie bajo su palabra de honor; esto es, con los cimientos movedizos.