academicismo

academicismo

s. m. Calidad de académico, que sigue y practica con rigor las normas clásicas, propias de las academias el academicismo de su prosa estaba muy lejano de su poesía espontánea y viva.
Ejemplos ?
En 1663, fue nombrado director de la Académie royale de peinture et de sculpture por Colbert, donde estableció las bases del academicismo, siendo el maestro indiscutible y más poderoso del arte francés del siglo XVII.
Procedente del academicismo de la escuela escultórica neoclásica, no sólo fue el escultor encargado de poner fin a más de dos siglos de búsqueda de la mimesis en las artes tridimensionales, sino que además dio un nuevo rumbo a la concepción del monumento y la escultura pública.
Trataban de expresar sus propios ideales morales y religiosos y de revivir una pintura ajena al academicismo, recibiendo en diversas medida la influencia de pintores como Fra Angélico, Perugino o Rafael.
Esta iglesia, en su conjunto, muestra una fusión de varios estilos arquitectónicos donde sobresalen el clasicismo, el academicismo y el mudéjar.
La planta baja muestras las obras de su primeras etapas: el aprendizaje en el academicismo y el posterior descubrimiento de las vanguardias europeas de los años sesenta: el informalismo, el arte pobre, la abstracción, en cuyos modelos se inspira.
Recurre por ello a fotografiar al retratado de cuerpo entero, olvidando su rostro, para incluir todo el atrezzo. De esta manera Disdéri retrataba arquetipos más que a personas, es el retrato, conforme al academicismo, propio de la época.
Aunque sus primeros trabajos, como " Las avispas " (música incidental para teatro) o su primera sinfonía, la Sinfonía Marina, basada en textos de Walt Whitman, pecan de cierto academicismo con claras influencias de compositores como Hubert Parry y Charles Villiers Stanford, ya contienen las bases armónicas y el germen de sus obras más famosas, así como su interés por la música tradicional de Inglaterra.
Presenta planta de una nave con capillas laterales, decorada con estucos y pinturas murales con temas del academicismo valenciano.
En 1916 fundó la efímera pero influyente Revista Literaria Colónida y encabezó el movimiento intelectual del mismo nombre, Movimiento Colónida, que cohesionó a una generación de artistas y escritores en torno a la ruptura con el academicismo hispano y la libre renovación de temas y estilos, convocando a las juventudes provincianas a compartir su empeño y atisbando con simpatía las nuevas tendencias literarias italianas y francesas.
El de 1895 fue un año de sucesos importantes en su infancia; en enero, falleció su hermana Concepción, y en septiembre su padre obtuvo una cátedra en la Escuela de Bellas Artes de Barcelona, donde el joven Pablo fue admitido como alumno y cursó estudios durante dos años, lo que le condujo a pintar, quizás por complacer a su padre, una serie de cuadros en los que el academicismo sentimental del estilo sorprendía tras la vitalidad de los retratos que había realizado en La Coruña.
Eso se debe a su tendencia antirretórica, pues rechazaba los largos y laberínticos periodos de los prolijos narradores del Realismo, actitud que compartió con otros contemporáneos suyos, así como el afán de crear lo que denomina una «retórica de tono menor», caracterizada por: Empleo del período corto, de escasa subordinación compleja y lejano a toda impostación y academicismo.
Paralelamente a la preocupación del impresionismo por la pintura al aire libre contra el academicismo oficial y a los intentos de construcción científica de la pintura por el llamado puntillismo, se desarrolla una nueva concepción sobre la función y objeto de la pintura.