acacia


También se encuentra en: Sinónimos.

acacia

1. s. f. BOTÁNICA Género de plantas, de árboles y arbustos de la familia de las mimosáceas, con fruto en legumbre, flores de distintos colores en racimos olorosos y del que se obtiene madera, resinas y esencias.
2. Madera que se obtiene de sus árboles.
3. FARMACIA Sustancia medicinal astringente que se extrae de sus arbustos.
4. acacia bastarda BOTÁNICA Endrino, ciruelo silvestre.
5. acacia de Persia BOTÁNICA Carisquio, árbol mimosáceo.
6. acacia falsa BOTÁNICA Árbol de jardín de la familia de las papilionáceas, de unos 25 metros de altura, tronco corto que se ramifica desde abajo, copa amplia poco densa, hojas caducas, alternas y pinnadas, y flores blancas amariposadas.
NOTA: Nombre científico: (Robinia pseudoacacia.)

acacia

 
f. bot. Árbol de la familia mimosáceas con las hojas, por lo general, bipinnadas y numerosas flores pentámeras y pequeñas dispuestas en racimos apretados. Cuenta con varias especies.

Acacia

 
bot. Género de plantas de la familia mimosáceas.
Sinónimos

acacia

sustantivo femenino
guacia, robinia, moruro, aromo, guaje (México).
Robinia, moruro y aroma son variedades de acacia.
Traducciones

acacia

Akazie

acacia

acacia

acacia

acacia

acacia

acacia, gaggia

acacia

acacia

acacia

السنط

acacia

akacja

acacia

Акация

acacia

שיטה

acacia

SFacacia
acacia falsalocust tree
Ejemplos ?
Apenas puesta por Manolo la jaula en el alféizar del campesino ventanal, los dos jilgueros, sin aguardar que se retirara el muchacho, sin temor al daño que éste pudiera hacerles, se aferraron a los barrotes, metiendo por entre ellos sus picos, buscando las bocas de las crías: dijérase que las besaban. Al fin se alejaron, posando sobre una acacia próxima, ennegrecida por la sombra crepuscular.
Solo nos dice al cabo de dos hojas De inutil razonar, que ambos amantes De una acacia á los pies se despedian, Jurándose por vida ser constantes Al amor que los dos se prometian.
Pero las dos moraban bajo un mismo tejado, con la misma vista a la calle y al patio, en el cual había un espacio plantado de césped, con una acacia florida, al menos en la época en que florecen las acacias.
¡De blancas palomas el aire se puebla; con túnica blanca, tejida de niebla, se envuelve a lo lejos del feudal torreón; erguida en el huerto la trémula acacia al soplo del viento sacude con gracia su níveo pompón!
Lo que quiero es pregonar la audacia, la nueva vida. Hablo desde encima del árbol, no estoy «en la palmera», sino en la acacia: ¡eh!
El aromo, la flor de narango, el paraíso, la acacia de los jardines, la rosa, el jazmín, la diamela, en fin, todas cuantas fragantes flores existen en el mundo, y necesitan la mano del hombre, y del hombre cultivador para vivir y producir, tienen vida, animación, procreación, en aquel vergel delicioso, sin más cuidado que el riego natural y permanente de sus correntosos ríos, la pureza del clima, y suaves y vivificadores rayos de un sol meridional.
Y el director nos hizo un guiño que indicaba que cortásemos la conversación y nos despidiésemos. Ya en el patio, donde nos abanicaban las ramas de una acacia, sentados en un banco, comentamos al loco.
La generala, tan joven que casi habría podido pasar por hija de un primer matrimonio del militar, no se asomaba nunca a la ventana a mirar al patio, pero tenía mandado que, si bien el pequeño de «la gente del sótano» podía jugar con la niña, no le estaba permitido tocarla, y el ama cumplía al pie de la letra la orden de la señora. El sol entraba en el primer piso y en el sótano; la acacia daba flores, que caían, y al año siguiente daba otras nuevas.
Incluso el cuarto de la arena situado al pie de la escalera, mostraba la flor del recuerdo: allí se había escondido Emilia cuando se incendió la cortina, y Jorge fue el primero en acudir. Una mirada por la ventana, y la acacia del patio recordaba los tiempos de la infancia.
Había tanto que ver, que hasta las hermosas manos de la esposa de Rubens pasaron inadvertidas. Un negro dominó, con una flor de acacia en el gorro, bailó con Psiquis.
Su protector, el conde, está también aquí - prosiguió la madre, volviéndose al conde, que estaba al lado -. Dominó negro con la flor de acacia.
Pronto se lanzaron a la atmósfera piloteadas por su padre, que al detenerse con ellas, encima de la acacia, prorrumpió en un himno triunfal.