abultado

(redireccionado de abultada)
También se encuentra en: Sinónimos.

abultado, -da

 
adj. Grueso, grande, de mucho bulto.

abultado, -da

(aβul'taðo, -ða)
abreviación
que ha aumentado su tamaño o es muy grande cifras abultadas
Sinónimos

abultado

, abultada
adjetivo
2 exagerado, extremado, hiperbólico.
Estos adjetivos se usan cuando se trata de noticias, relatos, etc.
Traducciones

abultado

épais, gros

abultado

ADJ
1. (= voluminoso) → bulky, unwieldy; [labios, libro] → thick (Med) → swollen
2. (= exagerado) → exaggerated

abultado-a

a. bulky, massive; swollen.
Ejemplos ?
Juan Julian Chana, natural de San Clemente, provincia de Cuenca, tambor desertor del Regimiento Infantería del Rey 1º de línea: edad 14 años, estatura cuatro pies y ocho líncas, pelo, cejas y ojos castaño, nariz abultada, oficio pintor.
Finalmente, y en igual condición transitoria, estuvieron en Bolivia con motivo o por causa de las guerras platenses de 1839 a 1851 el coloniense Wenceslao Paunero, quien llegaría más tarde a los más altos grados del ejército argentino. Mi cartera de notas relativas a bolivianos en el Uruguay es poco abultada.
Bajo el entoldado circular, anaranjado, de cuyas aristas colgaban lámparas de colores, se le podía ver recostado sobre unos cojines desparramados en el alfombrado que cubría los ladrillos del suelo. A pesar de su barba renegrida y de la frente abultada en una vertical rayadura de arrugas, se comprendía que era joven.
Más de una peluca venerable se estremeció en su correspondiente pelada, más de una boca agriamente arrugada quiso dejar oír observaciones; pero, por muy atinadas que hubiesen podido ser, el joven príncipe de Guadarrama les atajó la salida, abriendo bien grande, en benévola pero socarrona risa, su ancha boca de abultada barba hereditaria.
Dicen también, y lo creo, »que hechizado al rey tenía, y aún añaden ...» «No debemos -dijo, grave, el religioso- dar a hablilla tal acceso.» La ventera, que hasta entonces se estuvo callada al fuego, con la mano en la mejilla mostrando gran sentimiento, y que era, aunque no muy verde, fresca y limpia con extremo, abultada de pechera y con grandes ojos negros, saltó súbita: «Envidiosos que no sirven, ni por pienso, para descalzarle han sido los que en trance tal le han puesto.» Díjole el marido: «Calla.» Y ella respondió: «No quiero...
Contra las declaraciones del prófugo Vives, el doctor Idiartegaray declara que jamás debió a Vives la abultada suma que este señala, sino una mucho menor; que Vives estipulaba intereses en los préstamos que le hacía, y que, en los últimos tiempos, vio muchas veces a Vives que le presentara su cuenta, sin conseguirlo, manifestaciones estas que deben ser consideradas como la verdad mientras no se pruebe lo contrario.
CAPÍTULO III Aún disfrutaba aquel buen sabor de labios, cuando sin sospecharlo siquiera, aquel sitio principió a oscurecerse. Sólo una abultada luna roja quedó iluminando el gran bosque que con tal coloración de los rayos lunares lo hacía ver amoratado.
José Gregorio Vidal, natural de Agullent, provincia de Valencia: edad 34 años, estatura regular, delgado de cuerpo. ::Mariana Mopó, natural de Valencia: edad 25 años, buena estatura, abultada de cuerpo.
A la vista tengo un libro de 700 páginas en 4to, impreso en Lima por los años de 1660, y del que es autor Juan de Figueroa, familiar del Santo Oficio de la Inquisición, veinticuatro de Potosí y tesorero de la Casa de Moneda de esta ciudad de los Reyes, quien dedicó su abultada obra al virrey conde de Alba de Aliste.
A otro, que en vez de tener una nariz abultada, la tenía delgada y larga, Baldomero lo llamaba: «Picana», y por «Tres pelos» era conocido Epifanio, a quien nunca le había salido barba.
La calvicie le tomaba casi todo el cráneo, que se unía, en una curva severa y perfecta, con la frente ancha y espaciosa, surcada de arrugas profundas y descansando como sobre dos arcadas poderosas, en las cejas tupidas que sombreaban los ojos hundidos y claros, de mirar un tanto duro y de una intensidad insostenible; la nariz casi recta, pero ligeramente abultada en la extremidad, era de aquel corte enérgico que denota inconmovible fuerza de voluntad.
Mujer de esotra parte de cuarenta años arriba, rucia, rodada, pasante como quínola, abultada de días, salmonada de cabellos y colchada de barriga, que ha un año o dos que cerró, la señalamos garnacha en el tribunal de la lujuria; y sí alguna se desmandare a quererse galopear el gusto, repasarle y desapolillar las carnes, esté obligada a no tener celos de su galán y a no pedirle nada, a darle mucho, a no decirle amores; y si la faltan los dientes, la vedamos lo susodicho y la condenamos a cárcel perpetua la lengua.