absorto

(redireccionado de absortas)
También se encuentra en: Sinónimos.

absorto, a

(Part. irreg. de absorber.)
1. adj. Que tiene puesta toda su atención en lo que está haciendo estaba tan absorta en la película que no oía el timbre del teléfono. abstraído, ensimismado
2. Pasmado, que ha perdido el control de los sentidos a causa de algo. boquiabierto

absorto, -ta

 
adj. Admirado, pasmado.

absorto, -ta

(aβˈsoɾto, -ta)
abreviación
1. que está totalmente concentrado en algo Está absorto viendo televisión.
2. que está muy asombrado quedar absorto ante una catástrofe
Sinónimos

absorto

, absorta
adjetivo
admirado, pasmado, atónito, suspenso, maravillado, cautivado, asombrado, abismado, abstraído, ensimismado, reconcentrado, pensativo.
Abstraído, ensimismado, reconcentrado, pensativo y absorto aluden sobre todo a estados que son inherentes a la persona misma, como los producidos por el estudio o la meditación (está absorto en la lectura del periódico); los demás adjetivos sugieren más bien una causa o agente exterior, tales como un espectáculo, noticia, suceso, etc.
Traducciones

absorto

zamyšlený

absorto

fordybet i

absorto

ajatuksiinsa uppoutunut

absorto

preokupiran

absorto

余念のない

absorto

몰두한

absorto

preocupado

absorto

tankfull

absorto

ใจจดใจจ่อ

absorto

bận tâm

absorto

ADJabsorbed, engrossed
estar absorto (= extasiado) → to be entranced; (= pasmado) → to be amazed
estar absorto (en sus pensamientos)to be lost in thought
estar absorto en un proyectoto be engrossed in o taken up with a scheme
Ejemplos ?
Dicha gran obra estuvo a punto de fracasar; por cuanto las autoridades cafeteras, en un principio de mostraron absortas e incrédulas del éxito de tamaña propuesta.
Esta tenía ya entre sus manos el cordón con que se disponía a enlazar la áurea crencha de su ama, cuando a deshora entró por el balcón un preciosísimo pájaro, cuyas plumas parecían de esmeralda, y cuya gracia en el vuelo dejó absortas a la señora y a su sirvienta.
Todas las damas estaban absortas en la contemplación de su tocado y vestidos con el propósito de tener otros iguales al día siguiente, sí bien dudaban encontrar telas tan bellas y modistas hábiles para hacerlos.
Al ruido que hizo, que fue tan grande que parecía hundirse la ciudad, Constanza y Teodosia, con su madre y las demás criadas, que como absortas y embelesadas habían quedado con la vista del demonio, volvieron sobre sí, y viendo a don Jorge hincado de rodillas, dando con lágrimas gracias a Dios por la merced que le había hecho de librarle de tal peligro, creyendo, que por secretas causas, sólo a su Majestad Divina reservadas, había sucedido aquel caso, le ayudaron haciendo lo mismo.