Ejemplos ?
Desde nuestra posición de aliados occidentales, contribuimos a la seguridad común y, como parte fundamental, nos esforzamos en que prospere el diálogo entre las superpotencias y en que intensifiquen su tarea los foros de entendimiento. Abrigamos la esperanza de que la deseable consolidación de un clima de diálogo y una mayor confianza en las relaciones internacionales conduzcan, en un plazo relativamente breve, a la drástica reducción, por primera vez, de los arsenales nucleares; a la detención de la carrera de armamentos; a la prohibición total de las armas químicas y a avances significativos en el campo del desarme convencional.
Si el dolor, el espanto y la justa indignación nos movieran al odio y a la violencia, pronto caeríamos en lo mismo. Sería reanudar la lucha fratricida, destruir nuestra renaciente democracia y renunciar: al anhelo de paz que todos abrigamos.
Las fiestas del Dos de Mayo se han abolido entre nosotros, no por la fuerza de un decreto gubernativo, q ie no lo ha habido, sino por la fuerza del cariño que, en lo íntimo del corazón, abrigamos los pe- ruanos por España y por los españoles.
Seríamos los primeros en lamentar que la autocracia irresponsable de un parlamento fuese sustituida por la más terrible de una dictadura desarraigada de la nación. Abrigamos la esperanza legítima de que no será así.