abrasador

(redireccionado de abrasadora)
También se encuentra en: Sinónimos.

abrasador, -ra

 
adj. Que abrasa.

abrasador, -ra

(aβɾasa'ðoɾ, -ɾa)
abreviación
1. que quema fuego abrasador
2. sentimiento que se siente con gran fuerza una pasión abrasadora
Sinónimos

abrasador

, abrasadora
adjetivo
ardiente, caliente, cálido, caluroso*, agostador, tórrido, acalorado, caloroso.
Abrasador y ardiente son intensivos de caliente. Si se trata del clima o del tiempo, intensifican igualmente la significación de cálido y caluroso, y expresan idea semejante a la de tórrido y agostador. Pueden aplicarse todos (con excepción de tórrido), en sentido figurado, a los afectos y pasiones. Acalorado se usa solo en este sentido figurado.
Traducciones

abrasador

cremador

abrasador

brennend

abrasador

burner

abrasador

varmega

abrasador

cocente, scottante

abrasador

brûlant

abrasador

popálení

abrasador

เปรี้ยง

abrasador

ADJ abrasante ADJburning, scorching
Ejemplos ?
El sol se había puesto entre celajes, horribles nubarrones en forma de grandes montañas, de magníficos volcanes despidiendo a chorros su abrasadora lava, de góticos castillos de una antigua y exquisita arquitectura, de palacios encantados formados de granitos y adornados de topacios, rubíes, y esmeraldas, bordados todos sus contornos con dorados filetes, y reflejando resplandecientes fuegos, efecto sorprendente, producido también por los relámpagos que de vez en cuando iluminaban el lejano horizonte, que se perdía en la inmensidad de la tierra.
La vida desbordábase en aquellos lugares; gritaban, reían, chusqueábanse todos al unísono, en medio de aquel ambiente caldeado y bajo un cielo de abrasadora brillantez; los hombres más graves, panzones y sesudos, buscaban las posturas más cómodas a la sombra de los caprichosos edificios; la gente moza discurría por doquier en animado bulle bulle; de vez en cuando algunos jabegotes, de desnuda y hercúlea pantorrilla y pie extraño siempre a toda clase de cautiverio, porteaban a tal o cual saladero, ora un jaquetón de acerado matiz y de enormes dimensiones, ora alguna brótola o pescada capaz de hacerle la boca agua al menos gastrónomo de todos los nacidos.
¡María! … aquí, en mi frente Siento un ardor horrible que me acaba; ¡Es de un volcán la abrasadora lava, Es de fuego un torrente!
Cristina, no bien hubo sacado de la caja los gemelos, dirigiolos al humilde escritor, que tembló como si le mirase con dos cañones cargados de abrasadora metralla.
ientras los teucros y los aqueos combatían con el ardor de abrasadora llama, Antíloco, mensajero de veloces pies, fue en busca de Aquileo.
Hefesto apagó la abrasadora llama, y las olas retrocedieron a la hermosa corriente y tan pronto como el Janto fue vencido, él y Hefesto cesaron de luchar; porque Hera, aunque irritada, los contuvo.
Era la hora del triunfo inminente; pues, ¿acaso no iba a escapar al fin para siempre mi compañero de la periódica y degradante esclavitud, y se disponía a seguir al maldito opresor hasta los supremos campos del éter, desde los cuales podía lanzar una venganza cósmica y abrasadora capaz de hacer estremecer las esferas?
Él los labios encendidos, la mirada borrascosa, que aun turba el licor ardiente cuyos vapores le embotan. Y ella, con ósculos tiernos templando la abrasadora sed de sus labios, lo besa entre osada y ruborosa.
Él, los labios encendidos, la mirada borrascosa, que aun turba el licor ardiente cuyos vapores le embotan, y ella, con ósculos tiernos templando la abrasadora sed de sus labios, le besa entre osada y ruborosa.
XX Pulo escucha, sobrecogido de un religioso pavor, la historia del sangriento combate en que su padre perdió la vida, historia que en su paso cantan las bayaderas al son de los címbalos, pero cuya terrible sencillez nunca había arrancado una lagrima tan ardiente a sus ojos cual la que entonces rodó abrasadora sobre su mejilla.
Ambos bebieron, y apagada la abrasadora sed, se entregaban al deleite de la conversación cuando Patroclo, varón igual a un dios, apareció en la puerta.
Cuando termina el banquete y las copas de ámbar, coloradas con aromáticos licores, circulan en derredor, vertiendo la alegría y la embriaguez, el peregrino se dirige a Pulo, a quien ya comienzan a turbar los vapores del vino y la abrasadora atmósfera del festín.