aborrecer

(redireccionado de aborrecían)
También se encuentra en: Sinónimos.

aborrecer

(Del lat. abhorrescere < ab, de + horrere, tener horror.)
1. v. tr. Sentir aversión hacia una persona o cosa aborrece la carne, pero le encanta el pescado. abominar
2. Dejar o abandonar un animal sus crías.
3. v. tr. y prnl. Fastidiar, molestar a una persona.
NOTA: Se conjuga como: carecer

aborrecer

 
tr. Tener aversión [a alguna persona o cosa].
Abandonar las aves [el nido, los huevos, las crías.].
Aburrir, fastidiar.
tr.-prnl. Aburrir.
V. conjugación (cuadro) [10] como agradecer.

aborrecer

(aβoreˈθeɾ)
verbo transitivo
1. tener aversión extrema por algo o alguien Aborrezco a ese hombre.
2. abandonar el nido No toques el nido porque puede que el jilguero lo aborrezca.

aborrecer


Participio Pasado: aborrecido
Gerundio: aborreciendo

Presente Indicativo
yo aborrezco
tú aborreces
Ud./él/ella aborrece
nosotros, -as aborrecemos
vosotros, -as aborrecéis
Uds./ellos/ellas aborrecen
Imperfecto
yo aborrecía
tú aborrecías
Ud./él/ella aborrecía
nosotros, -as aborrecíamos
vosotros, -as aborrecíais
Uds./ellos/ellas aborrecían
Futuro
yo aborreceré
tú aborrecerás
Ud./él/ella aborrecerá
nosotros, -as aborreceremos
vosotros, -as aborreceréis
Uds./ellos/ellas aborrecerán
Pretérito
yo aborrecí
tú aborreciste
Ud./él/ella aborreció
nosotros, -as aborrecimos
vosotros, -as aborrecisteis
Uds./ellos/ellas aborrecieron
Condicional
yo aborrecería
tú aborrecerías
Ud./él/ella aborrecería
nosotros, -as aborreceríamos
vosotros, -as aborreceríais
Uds./ellos/ellas aborrecerían
Imperfecto de Subjuntivo
yo aborreciera
tú aborrecieras
Ud./él/ella aborreciera
nosotros, -as aborreciéramos
vosotros, -as aborrecierais
Uds./ellos/ellas aborrecieran
yo aborreciese
tú aborrecieses
Ud./él/ella aborreciese
nosotros, -as aborreciésemos
vosotros, -as aborrecieseis
Uds./ellos/ellas aborreciesen
Presente de Subjuntivo
yo aborrezca
tú aborrezcas
Ud./él/ella aborrezca
nosotros, -as aborrezcamos
vosotros, -as aborrezcáis
Uds./ellos/ellas aborrezcan
Futuro de Subjuntivo
yo aborreciere
tú aborrecieres
Ud./él/ella aborreciere
nosotros, -as aborreciéremos
vosotros, -as aborreciereis
Uds./ellos/ellas aborrecieren
Imperativo
aborrece (tú)
aborrezca (Ud./él/ella)
aborreced (vosotros, -as)
aborrezcan (Uds./ellos/ellas)
Pretérito Pluscuamperfecto
yo había aborrecido
tú habías aborrecido
Ud./él/ella había aborrecido
nosotros, -as habíamos aborrecido
vosotros, -as habíais aborrecido
Uds./ellos/ellas habían aborrecido
Futuro Perfecto
yo habré aborrecido
tú habrás aborrecido
Ud./él/ella habrá aborrecido
nosotros, -as habremos aborrecido
vosotros, -as habréis aborrecido
Uds./ellos/ellas habrán aborrecido
Pretérito Perfecto
yo he aborrecido
tú has aborrecido
Ud./él/ella ha aborrecido
nosotros, -as hemos aborrecido
vosotros, -as habéis aborrecido
Uds./ellos/ellas han aborrecido
Condicional Anterior
yo habría aborrecido
tú habrías aborrecido
Ud./él/ella habría aborrecido
nosotros, -as habríamos aborrecido
vosotros, -as habríais aborrecido
Uds./ellos/ellas habrían aborrecido
Pretérito Anterior
yo hube aborrecido
tú hubiste aborrecido
Ud./él/ella hubo aborrecido
nosotros, -as hubimos aborrecido
vosotros, -as hubísteis aborrecido
Uds./ellos/ellas hubieron aborrecido
Pretérito Perfecto de Subjuntivo
yo haya aborrecido
tú hayas aborrecido
Ud./él/ella haya aborrecido
nosotros, -as hayamos aborrecido
vosotros, -as hayáis aborrecido
Uds./ellos/ellas hayan aborrecido
Pretérito Pluscuamperfecto de Subjuntivo
yo hubiera aborrecido
tú hubieras aborrecido
Ud./él/ella hubiera aborrecido
nosotros, -as hubiéramos aborrecido
vosotros, -as hubierais aborrecido
Uds./ellos/ellas hubieran aborrecido
Presente Continuo
yo estoy aborreciendo
tú estás aborreciendo
Ud./él/ella está aborreciendo
nosotros, -as estamos aborreciendo
vosotros, -as estáis aborreciendo
Uds./ellos/ellas están aborreciendo
Pretérito Continuo
yo estuve aborreciendo
tú estuviste aborreciendo
Ud./él/ella estuvo aborreciendo
nosotros, -as estuvimos aborreciendo
vosotros, -as estuvisteis aborreciendo
Uds./ellos/ellas estuvieron aborreciendo
Imperfecto Continuo
yo estaba aborreciendo
tú estabas aborreciendo
Ud./él/ella estaba aborreciendo
nosotros, -as estábamos aborreciendo
vosotros, -as estabais aborreciendo
Uds./ellos/ellas estaban aborreciendo
Futuro Continuo
yo estaré aborreciendo
tú estarás aborreciendo
Ud./él/ella estará aborreciendo
nosotros, -as estaremos aborreciendo
vosotros, -as estaréis aborreciendo
Uds./ellos/ellas estarán aborreciendo
Condicional Continuo
yo estaría aborreciendo
tú estarías aborreciendo
Ud./él/ella estaría aborreciendo
nosotros, -as estaríamos aborreciendo
vosotros, -as estaríais aborreciendo
Uds./ellos/ellas estarían aborreciendo
Sinónimos

aborrecer

transitivo
1 odiar, detestar, abominar, execrar, tomarla con uno, tener entre ceja y ceja, mirar con malos ojos. apreciar.
«El acto de aborrecer supone un sentimiento más pasajero y espontáneo que odiar. El primer verbo [aborrecer] se aplica más comúnmente a las cosas, y el segundo [odiar] a las personas. El enfermo aborrece la medicina de mal sabor; el ingrato odia al que le favorece. En el aborrecimiento hay algo de antipatía física; en el odio puede haber una idea moral. Horacio odiaba al vulgo profano. Odiemos el delito; pero no aborrezcamos al delincuente. El odio dura más y es más intenso que el aborrecimiento; por esto no decimos aborrecimientos, sino odios reconcentrados.»
José Joaquín de Mora
«Se aborrece todo aquello que no se puede sufrir y que es objeto de antipatía. Se detesta lo que se desaprueba y se condena.»
José March
Traducciones

aborrecer

hate, detest, to loathe, abhor, loathe

aborrecer

verabscheuen

aborrecer

inhota, halveksia

aborrecer

štítit se

aborrecer

afsky

aborrecer

prezirati

aborrecer

ひどく嫌う

aborrecer

몹시 싫어하다

aborrecer

avsky

aborrecer

nienawidzić

aborrecer

detestar

aborrecer

avsky

aborrecer

เกลียดชัง

aborrecer

tiksinmek

aborrecer

ghê tởm

aborrecer

厌恶

aborrecer

VT
1. (= odiar) → to loathe, detest; (= aburrirse con) → to become bored by
2. [+ crías] → to desert, abandon

aborrecer

vi. to abhor, to hate.
Ejemplos ?
En Homero encontrarás un ejemplo semejante al precedente: «Mientras construían un fuerte, dice, los troyanos ofrecían a los inmortales grandes hecatombes, y los vientos llevaban de la tierra al cielo un olor agradable; y sin embargo los dioses se negaron a gustarlo, porque tenían aversión a la ciudad sagrada de Troya, a Príamo y al pueblo de este rey hábil en el manejo de la lanza 6 .» Y así, en vano era hacer sacrificios y ofrecer dones a los dioses, que les aborrecían; porque no es posible, dada la naturaleza de los dioses, dejarse corromper por presentes como un codicioso usurero; y seriamos unos insensatos, si pretendiéramos por este medio hacernos más agradables a sus ojos que los lacedemonios.
13 Mas llamados diez siervos suyos, les dió diez minas, y díjoles: Negociad entre tanto que vengo. 14 Empero sus ciudadanos le aborrecían, y enviaron tras de él una embajada, diciendo: No queremos que éste reine sobre nosotros.
Reuní a aquellos militares y les hablé de nuestro sentimiento revolucionario; les hablé de nuestro propósito con nuestra patria; les hablé de lo que queríamos para el país, de cuál había sido siempre nuestra conducta con los militares, de todo el daño que le había hecho la tiranía al ejército y cómo no era justo que se considerase por igual a todos los militares, que los criminales solo eran una minoría insignificante, y que había muchos militares honorables en el ejército, que yo sé que aborrecían el crimen, el abuso y la injusticia.
16 Envió desde lo alto; tomóme, Sácome de las muchas aguas. 17 Libróme de mi poderoso enemigo, Y de los que me aborrecían, aunque eran ellos más fuertes que yo.
39 Pues me ceñiste de fortaleza para la pelea; Has agobiado mis enemigos debajo de mí. 40 Y dísteme la cerviz de mis enemigos, Y destruí á los que me aborrecían.
40 Encendióse por tanto el furor de Jehová sobre su pueblo, Y abominó su heredad: 41 Y entrególos en poder de las gentes, Y enseñoreáronse de ellos los que los aborrecían.
Se aborrecían, y por la igualdad de gustos y disgustos, simpatías y antipatías, siempre huían de los mismos sitios y buscaban los mismos sitios.
La turba de bastardos de Pedro no estaban lejos de merecer la muerte que les dio el frenético tirano, y, con todo, María, a quien ellos aborrecían, hizo cuanto pudo por salvarlos.
Texto Habiendo de pasar César a África contra Catón y Scipión, dejó a Bruto en la Galia Cisalpina por buena dicha de aquella provincia; porque, como las otras provincias, por la avaricia y lujuria de los gobernadores, estuviesen peor tratadas de la insolencia de la paz que pudieran estarlo del furor del la guerra, esta sola provincia, en la virtud, religión y templanza de Marco Bruto restaurada de los robos de sus antecesores, respiraba gozosa y abundante. Y en virtud deste buen gobierno, Marco Bruto hizo a César amable de todos los que primero le aborrecían.
Lo que no hicieron los Santos Apóstoles, quienes predicando el nombre de Jesucristo en parajes y provincias dónde no sólo no le estimaban (porque, como dijo un sabio, están abatidas y olvidadas siempre las cosas de las que todos generalmente no hacen caso ni aprecian), sino que también le aborrecían en extremo, conservando en la memoria lo que habían oído a su divino Maestro y verdadero médico de sus almas: «Si alguno no me estimare y me negare delante de los hombres, también lo negaré yo delante de mi Padre, que está en los Cielos, y delante de los ángeles de Dios».
Santo, puede hallarse otro sentido, y éste más selecto: es decir, que Elías ha de convertir el corazón de Dios Padre en el Hijo, no porque hará que el Padre ame al Hijo, sino porque enseñará que el Padre ama al Hijo al fin de que los judíos amen también al mismo que antes aborrecían» que es nuestro Cristo, pues ahora, en sentir, de los judíos, tiene Dios apartado el corazón de nuestro Cristo, dado que no admiten que Cristo es Dios, ni Hijo de Dios.
Pidió asistencia el gobernador a la Corona de Francia, de donde le enviaron dos fragatas de guerra a su seguridad y continuación de empresas, las cuales, habiendo llegado a la isla Española echaron alguna gente en tierra, con determinación de forzar el pueblo a la obediencia de quien aborrecían.