abominación


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con abominación: anatema

abominación

1. s. f. Acción y efecto de aborrecer una cosa.
2. Cosa aborrecible la obra resultó una abominación. asco

abominación

 
f. Acción y efecto de abominar.
Cosa abominable.
Sinónimos

abominación

Traducciones

abominación

abominazione, abominio

abominación

abomination

abominación

gruwel

abominación

abominação

abominación

vederstyggelighed

abominación

styggelse

abominación

SFabomination
es una abominaciónit's an abomination, it's detestable
Ejemplos ?
Fue algo infernalmente espléndido. Se repitió la abominación de los banquetes de Baltasar y Cleopatra. ¡En qué siglo vivimos, Dios mío!
Rodearon al labriego, le desnudaron, le tumbaron de espaldas, y con execrable afán solicitaban sus caricias. Mis ojos no pudieron tolerar por más tiempo tanta abominación.
Éstos, después, en la pasión de Jesucristo, pidieron para sí y para sus hijos esta abominación: "!Llueva la sangre del justo sobre nosotros y sobre nuestros hijos!." Señor, abominemos a los que abominó Dios y, en ellos y en sus hijos, aborrezcamos gota de aquella sangre que pidió que lloviese sobre ellos la de Jesucristo.
CAPITULO V De la doctrina secreta de los paganos, y de sus razones físicas Pero mejor será oír sus propias interpretaciones físicas con que procuran, bajo el pretexto de exponer una doctrina más profunda, disimular la abominación y torpezas de sus miserables errores...
25 Entonces Faraón llamó á Moisés y á Aarón, y díjoles: Andad, sacrificad á vuestro Dios en la tierra. 26 Y Moisés respondió: No conviene que hagamos así, porque sacrificaríamos á Jehová nuestro Dios la abominación de los Egipcios.
13 Y respondieron los hijos de Jacob á Sichêm y á Hamor su padre con engaño; y parlaron, por cuanto había amancillado á Dina su hermana. 14 Y dijéronles: No podemos hacer esto de dar nuestra hermana á hombre que tiene prepucio; porque entre nosotros es abominación.
Y sin duda le proponía una abominación; pero el recaudador era, a pesar de todo, un valiente que había combatido en Bautzen y en Lutzen(1), hecho la campaña de Francia a incluso le habían «propuesto para la cruz»; de pronto, como a la vista de una serpiente, se apartó muy lejos hacia atrás exclamando: Señora, qué ocurrencias!
M., no más de un pobre soldado y sólo como el espárrago; y que si algo valía, era por la lealtad mía en su cesáreo servicio, y que no era para pensar que de vasallos tan leales se pudiese presumir tal, mayormente estándolos coronando con mercedes por la victoria tan grande que había alcanzado pocos días antes del rebelado Pizarro, diciéndoles que si por haber sido instrumento, mediante la voluntad de Dios, para destruir tal abominación y poner la tierra en paz e sosiego bajo la obediencia de V.
Finalmente, cuando estas deidades mandaron restaurar los juegos escénicos, pidiendo cosas torpes, se manifestaron asimismo malignos con los daños que causaron quitando a Tito Latino un hijo y postrándole en una penosa y peligrosa dolencia, solamente porque rehusó cumplir su mandato; mas Platón, sin embargo de ser tan inicuos, es de dictamen que no se les debe temer, antes perseverando constante en su opinión, no duda en desterrar de una República bien ordenada todas las sacrílegas futilezas y ficciones de los poetas, de las que los dioses, por lo que participan de la abominación y de la torpeza, se complacen y deleitan.
Debía Ptolomeo a Pompeyo su reino en su padre; y cuando se vino perdido a cobrar agradecimiento tan justo, trujo a propósito del tirano los beneficios que le había hecho, para que, violándolos, diese más precio a su traición en los ojos de su enemigo, a quien granjeó con su cabeza. Peor fue César que Ptolomeo, pues matándole no castigó la infame confianza que le sería agradable tan fea abominación.
88 Qué comete éste, Gelio, que con su madre y su hermana se pica, y tiradas las túnicas, vela, qué comete éste, que a su tío no deja ser marido. ¿Acaso sabes cuánto asume de abominación?
Asume, oh Gelio, cuanto no la última Tetís ni, padre de las Ninfas, lavó el Océano: pues nada hay, ninguna abominación, que vaya más allá, no si bajando la cabeza, a sí mismo él se devore.