abominable


También se encuentra en: Sinónimos.

abominable

adj. Que es digno de ser abominado, detestado o aborrecido la más abominable de las traiciones. detestable, odioso

abominable

 
adj. Digno de ser abominado.

abominable

(aβomi'naβle)
abreviación
que debe aborrecerse por su maldad un villano abominable
Sinónimos

abominable

adjetivo
detestable, execrable, aborrecible, odioso, antipático. amable.
Sin embargo, la estimación de la intensidad relativa de estos tres adjetivos no parece hoy tan clara, y depende más bien del que los emplea. Execrable alude sobre todo a lo moral y religioso: una doctrina execrable, ejemplos execrables; en tanto que abominable y detestable pueden calificar también a lo material: una comida detestable o abominable, un poema detestable o abominable, con más intensidad en el segundo de ambos adjetivos. Aborrecible y odioso tienen sentido más general; antipático se aplica particularmente a las personas.
«Estas tres voces [abominable, detestable, execrable] se usan (...) para designar los diversos grados de exceso de una cosa más mala; y en este caso abominable dice más que detestable; y execrable, más que abominable
Nicasio Álvarez de Cienfuegos

abominable:

monstruosoodioso, despreciable, repugnante, aborrecible, deleznable, execrable, detestable, atroz, horroroso, horrible,
Traducciones

abominable

abominable

abominable

abscheulich

abominable

abomeninda

abominable

abbominovole, abominevole, esecrando, mostruoso, tremendo

abominable

abominavel

abominable

البغيضة

abominable

可恶

abominable

可惡

abominable

ADJabominable
Ejemplos ?
Porción de viejos achacosos cayeron en consunción por falta de nutritivo caldo; pero lo más notable que sucedió fue el fallecimiento casi repentino de unos cuantos gringos herejes que cometieron el desacato de darse un hartazgo de chorizos de Extremadura, jamón y bacalao y se fueron al otro mundo a pagar el pecado cometido por tan abominable promiscuación.
Mas el poderoso Cronos, de mente retorcida, armado de valor, al punto respondió con estas palabras a su prudente madre: “Madre, yo podría, lo prometo, realizar dicha empresa, ya que no siento piedad por nuestro abominable padre; pues él fue el primero en maquinar odiosas acciones.” Así habló.
Llevaba el sombrero puesto, y el elfo estaba sumido en profundas tinieblas, temblando de horror y de indignación por aquel abominable crimen.
Una mañana en que hacía un tiempo de perros, gris, húmedo, en una palabra, abominable, significó, sin embargo, para Jorge el principio de uno de los días más radiantes y bellos de su vida.
Ya sabe lo que hizo. Esa abominable sociedad se hizo cargo de todo al final, y no sabemos dónde está enterrado. Ni la ley ni nada lograron llegar hasta esa sociedad.
Si político fueras, con el toro español no te metieras; pero infame, ambicioso, pudiendo ser amado, y con reposo recordando tu infancia, disfrutar el honor que te dio Francia, te metes á torero y saqueando rediles, bandolero, sangriento, abominable, á los pueblos te tomas detestable.
Apareció usted radiante en la apoteosis de esa fiesta patriótica que la alianza rusa fue para Francia, y se prepara para presidir el solemne triunfo de nuestra Exposición Universal, que coronará nuestro gran siglo de trabajo, de verdad y de libertad. Mas ¡menuda mancha de barro sobre su nombre —me atrevería a decir sobre su reino— que es este abominable caso Dreyfus!
El Capitán Silver, que embadurnaba telas de un modo abominable, hizo un retrato de Enriqueta Dogson en esta facha, y para agravar su crimen, situó tras ella dos forajidos ventrudos, cara de luna de betún y labios como rajas de sandía.
El propio Blake había leído algunos de ellos: una versión latina del execrable Necronomicon, el siniestro Liber Ivonis, el abominable Cultes des Goules del conde d'Erlette, el Unaussprechlichen Kulten de von Junzt, el infernal tratado De Vermis Mysteriis de Ludvig Prinn.
Desde este año quedó, en mi tierra, autorizada por el Gobierno civil la libertad de postizos, libertad que ha ido en crescend o hasta llegar al abominable puff de nuestros días.
Desmayada me pisaste y aniquilaste; mas, ahora que tengo bríos, antes podrás matarme que vencerme: que si ahora, despierta, sin resistencia concediese con tu abominable gusto, podrías imaginar que mi desmayo fue fingido cuando te atreviste a destruirme.
-¡Es terrible! ¡Qué falta de tacto! ¡Esto es estúpido, abominable, salvaje! -iba diciendo, con la cara como la grana y los brazos en alto.