abombado

abombado, -da

 
adj. De figura convexa.
(Amér.) Díc. del que tiene la cabeza cargada y no puede pensar con claridad.
(Amér.) Ebrio, aturdido.

abombado, -da

(aβom'baðo, -ða)
abreviación
que tiene forma convexa una madera abombada
Traducciones

abombado

convex

abombado

ADJ
1. (= convexo) → convex; (= abovedado) → domed; (= saltón) → bulging
2. (LAm) (= aturdido) → stunned
3. (Méx) (= borracho) → tight
4. (LAm) [comida] → rotten
estar abombadoto smell bad, stink
Ejemplos ?
Las flores poseen un labelo de gran tamaño. El labelo es trilobulado marrón oscuro, con lóbulo central aterciopelado, triangular, alargado y abombado.
El lóbulo mayor es redondeado abombado turgente con una base de pelos blanquecinos, a menudo tienen manchas violeta haciendo una X o una H.
Es muy utilizado para trabajos finos y de detalle. Se trata de un pincel abombado con el borde arqueado, se utiliza para todas las técnicas.
Es, en realidad, un anticlinal abombado por las fuerzas internas que elevan los estratos ejerciendo presión hacia arriba en un punto o a lo largo de una línea relativamente corta.
Su mano derecha, con una espada, está levantada y la mano izquierda porta un escudo abombado en el que aparece un águila con corona y la inscripción "Varsovia".
También hay otros dos conos volcánicos más pequeños: El del norte está más achatado y algo nivelado, mientras que en la zona SE se encuentra el otro volcán, muy abombado, con cráter desaparecido y algo nivelado también hacia el mar.
Difieren del diseño convencional en que poseen motores más potentes y la hélice mejorada, por razones de reducción de peso y mejora de la aerodinámica se retiraron algunas torretas. Para utilizar la Tallboy se habían abombado las trampillas de la bodega de bombas.
Y como no son los cincuenta años edad apropiada para tales desaciertos, ocurrió, como era de temer, que en el día en que sacamos a relucir de nuevo al señor Francisco, era éste un purí con todas las de la ley, que habíansele por su mal arqueado la espina y abombado enormemente el abdomen...
Y jugó diez, y jugó veinte, y jugó cien, y perdió, y ganó, y sin saber lo que hacía, jugó lo que tenía, sin contar; se empeñó, pidió prestado al pulpero, le dio sus vaquitas en garantía; volvió a jugar, a ganar, a perder, tomó muchas copas, él, hombre sobrio, hombre de familia, blanqueando en canas, ordenado, que había formado su haber a fuerza de trabajo; y, después de la taba, hasta altas horas de la noche, quedó, febriciente, ciego, parado cerca del billar, al lado del coimero, jugando locamente al choclón; hasta que abombado, cansado, ebrio, arruinado como por un temporal repentino, fue a desatar del palenque su caballo, y se retiró.
Fernando levantó la cabeza. El techo de la habitación, como el de los salones de la Alhambra, estaba abombado en bóveda. Ríos de constelaciones y de estrellas se cuajaban entre las nebulosas, y Tell Aviv, haciéndole sentar en un cojín, exclamó: -Que la paz de Alá esté en tu corazón.
Medio abombado por los golpes, el zorro quedaba tendido, esperando un momento favorable para apretarse el gorro, cuando vio que poco a poco volvía a acercarse a él la bandada de charas.
Tan abombado lo dejó a Ruperto con el discurso, tan desilusionado con toda su chafalonía, tan mareado, tan marchito y desarmado, que pudo entonces, con un puñado de pesos, desflorar a su gusto la fortunita del gaucho con sus ganchudas manos de pulpero.