abigarrado

(redireccionado de abigarrada)
También se encuentra en: Sinónimos.

abigarrado

, -da adj.
1   Que tiene muchos colores, generalmente mal combinados.
2   Que está compuesto de elementos distintos reunidos desordenadamente: su obra nos brinda una panorámica abigarrada y pintoresca de la vida cotidiana en la Roma de su tiempo.

abigarrado, -da

 
adj. De varios colores mal combinados.
Díc. en general de lo heterogéneo e inconexo.

abigarrado, -da

(aβiγa'raðo, -ða)
abreviación
1. que tiene muchos colores mal combinados una pintura abigarrada
2. que está compuesto de elementos muy diversos una decoración abigarrada
Traducciones

abigarrado

variegato

abigarrado

ADJ
1. (= de diversos colores) → multi-coloured, multi-colored (EEUU); [animal] → piebald, brindled; [escena] → vivid, colourful, colorful (EEUU)
2. (= heterogéneo, variopinto) → motley
3. [habla] → disjointed, uneven
Ejemplos ?
Uno de los jugadores pide al otro que encuentre una palabra dada, el nombre de una ciudad, río, estado o imperio; una palabra, en fin, sobre la abigarrada y confusa superficie de un mapa.
“Rabelais es un torrente que arrastra todo de inmundicias, pero también suele arrastrar oro, y lo que quiera que arrastre lo lleva con tal ímpetu de dicción, pintoresca, animada y riquísima, con tal ardor de fantasías grotescas y con tan abigarrada y chistosa mezcla de elegancias clásicas y de sordideces populares, que sorprende y maravilla hasta en aquellos trozos donde más repugna por su cinismo.” La obra de Rabelais ha tenido una influencia notable en todos los escritores franceses posteriores, ya para imitarlo o para contraponerse a él.
En los reservados de restaurantes donde se cena después de medianoche veía a la luz de las velas la muchedumbre abigarrada de la gente de letras y las actrices.
El sombrero hiperbólico de caña abigarrada, el vestido mugriento de coleta, los golpes rojos y desteñidos del cuello y de los puños, los pantalones holgados y caídos por las posas y que más parecían de seminarista, dignos eran de cubrir aquel cuerpo largo y desgavilado.
En torno a la del centro, más grande que las otras, agrupábanse en confusión abigarrada una multitud de hombres cuyos semblantes lívidos expresaban los horribles trances de una ansiosa expectativa, fijos los desencajados ojos en un círculo trazado en la superficie de la mesa, en cuyo centro, divididas por una línea vertical había dos letras: S.
Míster Micawber se alejó con abatimiento, y cogiendo el brazo de Traddles por un lado, mientras con el otro se apoyaba en el mío, continuó así: -Hay en el camino que lleva a la tumba límites que nunca se querría haber franqueado, si no se pensara que semejante deseo era impío. Eso es para mí el King's Bench en mi vida abigarrada.
Felipe Ferreiro Acto primero El 7 de marzo de 1848-para ser más preciso martes de Carnaval-en la calle “ANCHA” de la Unión (hoy “8 de Octubre” y entonces General Artigas) ante una multitud expectante-abigarrada disímbola-que crecía y crecía por momentos, un fuerte núcleo de mocetones “VIZCAINOS”, integrantes en su mayor parte del “BATALLON DE VOLUNTARIOS DE ORIBE”, después de levantar un rústico tablado procedieron al cumplimiento del programa que se habían propuesto entonces desarrollar.
Necesitamos periódicamente evadirnos de nuestras convenciones, miedos y manías sociales; borrar el «usted» y la mesura y la prudencia del lenguaje; desfigurar las vestiduras y las costumbres; volcar una abigarrada paleta sobre los grises tonos cotidianos y quebrar una ola de gritos sobre el runrún monótono de la existencia.
Desde las siete comparecen simultáneos por las cuatro esquinas de la plaza, bien así como bandas de gallinazos, los cuatro cuerpos de penitentes negros armados de macizas horquetas, el bronco pie bajo la alpargata abigarrada.
Dirija usted mentalmente una mirada a aquel gran ómnibus de mudanzas. Verá qué sociedad tan abigarrada. Juntos van sentados un rey y un mendigo, un genio y un idiota; deben viajar sin más dinero ni bienes que su boletín de conducta y el viático de la caja de ahorros.
Una muestra extravagante sobre la puerta del café. La vida humana también es abigarrada, ¡ay!-J. M.) Viernes.- Día lleno de sucesos.- Un hombre se ha presentado en la cocina con un saco azul; ha pedido las botas de una señora dejadas para arreglar.
Por eso, en ningún período nos encontramos con una mezcla más abigarrada de frases altisonantes e inseguridad y desamparo efectivos, de aspiraciones más entusiastas de innovación y de imperio más firme de la vieja rutina, de más aparente armonía de toda la sociedad y más profunda discordancia entre sus elementos.