abdicación

(redireccionado de abdicaciones)
También se encuentra en: Sinónimos.

abdicación

s. f.
1   Renuncia voluntaria a la soberanía de un pueblo o a una dignidad, cargo o derecho.
2   Documento en el que consta esta renuncia.

abdicación

 
f. Acción y efecto de abdicar.
Documento donde consta la abdicación.
Sinónimos

abdicación

sustantivo femenino
dimisión, renuncia, cesión.
La cesión se hace en favor de alguien, lo cual no es necesario en la renuncia.
«Abdicación es el acto de desprenderse de la dignidad real o soberana; renuncia es el abandono voluntario de un derecho; dimisión es la dejación de un cargo público, de un empleo o de una comisión.»
José Joaquín de Mora
Traducciones

abdicación

abdication, job, task

abdicación

abdikasjon

abdicación

abdicazione, quesito

abdicación

Abdankung

abdicación

abdication

abdicación

abdicação

abdicación

退位

abdicación

Abdykacja

abdicación

Abdikace

abdicación

SFabdication
Ejemplos ?
Todas las cobardías, las abdicaciones, las traiciones que quepa imaginar no bastarán para impedirnos que terminemos con semejantes bagatelas.
Por el contrario, es larga la relación de las abdicaciones y aun de las tradiciones que desde el poder público se han cometido en contra de nuestro desarrollo independiente.
Artículo 12.- Toda cesión de derechos antes de reinar, las abdicaciones cuando estuviere designado el sucesor, las renuncias en todo caso y los matrimonios regios, así como el de sus inmediatos sucesores, habrán de ser informados por el Consejo del Reino y aprobados por las Cortes de la Nación.
Bajo este hecho, por el que se ligaron los vasallos a la fidelidad, y los Soberanos al cumplimiento de su juramento, se hace presente a la nación, que las renuncias y abdicaciones de la Corona de los Señores Don Carlos IV y Fernando VII a favor del Emperador de los franceses, han sido positiva y notoriamente nulas, como hechas en un extraño de la familia señalada en las Cortes con arreglo a las leyes, fueros, usos y costumbres de España, y contrarias al juramento solemne y recíproco verificado entre el Rey y sus vasallos en la solemnidad de las Cortes.
Las sesiones y abdicaciones de Bayona, las jornadas del Escorial y de Aranjuez, y las órdenes del lugarteniente Duque de Berg, a la América, debieron poner en uso de los derechos que hasta entonces habían sacrificado los americanos a la unidad e integridad de la nación española.
El 11 de agosto, el Consejo de Castilla invalidó las abdicaciones de Bayona, y el 24 de agosto se proclamó rey in absentia a Fernando VII en Madrid.
Las siete provincias explicaron sus razones para esta acción, entre ellas, que era funesto que una pequeña nación de Europa gobernara las grandes extensiones del Nuevo Mundo, y que Venezuela había recuperado el derecho a la autonomía después de las abdicaciones de Carlos IV y Fernando VII en Bayona que condujo a la ocupación del trono español por la dinastía francesa Bonaparte.
Las sesiones y abdicaciones de Bayona, las jornadas del Escorial y de Aranjuez, y las órdenes del lugarteniente duque de Berg, a la América, debieron poner en uso los derechos que hasta entonces habían sacrificado los americanos a la unidad e integridad de la nación española.
Después de sucesivas insurrecciones a lo largo de toda la era colonial desde el seno de la propia monarquía se formulan proyectos españoles para la independencia de América, sin embargo la Independencia Hispanoamericana comenzó a desencadenarse cuando emergen las disputas por el trono entre el rey español Carlos IV y su hijo, el futuro Fernando VII, que fueron aprovechadas por Napoleón para intervenir e imponer las llamadas «abdicaciones de Bayona» de 1808, por las cuales ambos renunciaron sucesivamente al trono de España en favor finalmente de José Bonaparte, luego de lo cual Fernando quedó cautivo.
Para el emperador esta batalla suponía la solución definitiva de los asuntos de España, y para el pueblo español, conocer los horrores de la guerra, pues los prisioneros fueron ejecutados y el pueblo de Medina de Rioseco saqueado. Tras las abdicaciones de Bayona el 5 de mayo de 1808 la Corona Española cayó sobre la cabeza del emperador.
Después de los conflictos políticos causados por el supuesto desacato a la "Constitución Turca", y las abdicaciones de Milos y de Miguel Obrenović, Alejandro Karađorđević fue elegido Príncipe de Serbia por la asamblea nacional de Vracar el 14 de septiembre de 1842.
Finalmente, Napoleón otorgó los derechos a la corona de España a su hermano mayor, quien reinaría con el nombre de José I Bonaparte. Esta sucesión de traspasos de la corona española se conoce con el nombre de abdicaciones de Bayona.