abbevillense

abbevillense

o abeviliense [se pronuncia 'abebilense'] adj./s. m.
1   Se aplica a la época prehistórica que pertenece al paleolítico inferior y se caracteriza por una cultura en la que destaca la fabricación de pesadas puntas de sílex talladas por ambos lados: el abbevillense precede al achelense.
adj.
2   Relativo a esta época prehistórica.
Ejemplos ?
En Europa, el achelense hizo su aparición hace unos 600 000 años (en Fordwich, Inglaterra), representado por el abbevillense (nombre dado a un primer estadio de achelense en Europa) y su datación más tardía entre 125 000 y 70 000 años en Cys-la-Comune (Aisne, Francia).
Nosotros conservaremos, para estos tipos de bifaces la denominación: «bifaz de estilo abbevillense» y «bifaz de estilo micoquiense», sin que ello presuponga ningún tipo de adscripción cronológica.
Entre estos estilos técnicos estarían: Abbevillense Micoquiense Tayaciense Durante las fases finales del Achelense se fue extendiendo el uso del percutor blando hasta que se llegó a la talla Levallois, que dio paso a las industrias musterienses y al Paleolítico medio.
Se han localizado en el yacimiento abundantes “peeble-tools”, bifaces de talón espeso tipo abbevillense y escasas lascas, algunas de ellas retocadas para obtener puntas.
En las terrazas del río Somme (cercanías de París, Francia) industrias de este tipo se han asociado a restos fauna (Elephas antiquus y Elephas meridionalis), a las mismas cotas que el Abbevillense (es decir, inicios del Achelense).
Passemard definió en las Landas una cultura muy arcaica, contemporánea del Abbevillense, denominada Chalosiense, en la que los triedros eran una porción importante.
Las lascas son gruesas y aparecen ya los proto-bifaces y bifaces de «estilo Abbevillense», aunque ya no se admita la existencia de una cultura Abbevilliense como tal.
Las últimas tendencias en la investigación se inclinan a no considerar al Abbevillense como una cultura independiente, sino que simplemente sería parte del Achelense más antiguo.
Sin embargo, dado que el bifaz de talla arcaica y morfología poco cuidada es muy característico, se puede hablar entonces de bifaces de estilo abbevillense.
Es común que este tipo de hechura proporcione «bifaces parciales» (esto es, con la talla incompleta, dejando amplias zonas de la superficie original del soporte), «monofaces» (bifaces tallados por una sola cara), «bifaces de estilo Abbevillense» y «bifaces nucleiformes».
Se usa el coeficiente m/e y los umbrales son: ----- Bifaces planos align="center" frac m e 2,35 Existen otros índices, al margen de los cuales es necesario insistir en que éstos deben aplicarse a lo que Bordes denomina bifaces clásicos, lo que deja fuera una buena cantidad de ejemplares (bifaces parciales, bifaces de base reservada, bifaces-hendidor, espatulados, de estilo Abbevillense, nucleiformes, diversos...).
Del mismo modo, se comprobó que bifaces arcaicos como los de Abbeville podían darse a lo largo de todo el Paleolítico Inferior, sin que implicasen ningún tipo de referencia cronológica ni cultural, por eso, se propuso la expresión bifaz de estilo abbevillense..