abbasí

(redireccionado de abbasíes)

abbasí

abasí.
OBS Plural: abbasíes.
Traducciones

abbasí

Abbaside

abbasí

Abbasid

abbasí

アッバース

abbasí

아바스

abbasí

ADJ, SMFAbbasid
Ejemplos ?
En 1228, Abu Abd Allah Muhammad bin Yusuf bin Hud al Mutawakkil (1228-1238), que reclamaba ser descendiente de los Banu Hud, emprendió desde su feudo en Ricote, valle del Segura (Murcia), la rebelión contra los almohades, proclamándose Emir de los musulmanes y declarándose por los Abbasíes de Bagdad.
En el año 763, el jefe árabe al Ala ibn Mugit se levantó contra el emir en el distrito de Beja (sur de Portugal), enarbolando la bandera negra de los califas abbasíes.
Tras la sustitución de los omeyas por los abbasíes, éstos intentaron presentarse como representantes de los hachemíes, pues hacían remontar su linaje a un hachemí, Abbas ibn Abd al-Muttalib, tío de Muhammad.
Vuelve a Irak y visita Kufa y Bagdad, la antigua capital de los abbasíes, ahora convertida en ciudad de segundo orden tras haber sido saqueada por las tropas mongolas de Hulagu Jan.
Los palacios omeyas y abbasíes de Oriente y su ceremonial áulico», Cuadernos de Madinat al-Zahra: Revista de difusión científica del Conjunto Arqueológico Madinat al-Zahra, nº.
En 902 los guerreros cármatas, dirigidos por Zikrawayh ibn Muhrawayh, conquistaron algunas ciudades del norte de Siria (Alepo, Homs, Hama). Fueron derrotados por las tropas abbasíes poco después.
La tolerancia religiosa consiguió la conversión de muchos no árabes al Islam, algo que no se había estimulado durante el califato omeya (o que incluso se había dificultado). Con los abbasíes la expansión del Islam fue mucho más rápida que en el pasado.
Al erigir esta majestuosa ciudad el califa cordobés pretendiera anular –y aun superar- a los califas orientales abbasíes, y especialmente la famosa ciudad y corte de Samarra.
Un tercer guerrero, que se consideraba a sí mismo Mahdi (personaje que según la tradición islámica aparecerá al final de los tiempos), aterrorizó durante un tiempo parte de Siria, hasta que fue ejecutado por los abbasíes en 904.
Aunque quizá más importante que todo este movimiento cultural, fue la conversión de muchos no árabes al islam, algo que no se había estimulado durante el califato omeya (o que incluso se había dificultado). Con los abbasíes, especialmente desde al-Mansur, la expansión del islam fue mucho más rápida que en el pasado.
La unidad inicial del mundo islámico, que se había cuestionado ya en el aspecto religioso con la separación de suníes y chiíes, se rompió también en lo político con la sustitución de los Omeyas por los Abbasíes al frente del califato en el 749, que además sustituyeron Damasco por Bagdad como capital.
En 756, Abderramán I (un Omeya superviviente del exterminio de la familia califal destronada por los abbasíes) fue acogido por sus partidarios en al-Ándalus y se impuso como emir.