abatido

(redireccionado de abatida)
También se encuentra en: Sinónimos.

abatido

, -da adj. Se aplica a la persona que ha perdido la energía, la fuerza o el ánimo, generalmente a causa de una desgracia u otro suceso negativo: desde que cayó enfermo, se encuentra muy abatido.

abatido, -da

 
adj. Díc. del que ha perdido las fuerzas o el ánimo.
Abyecto, despreciable.
Díc. de la mercancía y fruto que han caído de su estimación y precio regular.

abatido, -da

(aβaˈtiðo, -da)
abreviación
que ha perdido el ánimo tener el alma abatida
Traducciones

abatido

жалък, обезсърчен, окаян, отегчен, повален, презрян

abatido

abjecte

abatido

foragtelig

abatido

malnoble

abatido

kurja

abatido

abominadus

abatido

nikczemny, podły, przygnębiony, strapiony

abatido

josnic

abatido

podlý

abatido

låg, lågsinnad, nedslagen, nedstämd

abatido

abatido

abatido

ADJ
1. (= deprimido) → depressed, dejected
estar muy abatidoto be very depressed
estar abatido por el dolorto be writhing in pain
tener la cara abatidato be crestfallen, look dejected
2. (= despreciable) → despicable, contemptible
3. (Com, Fin) → depreciated

abatido-a

a. depressed, dejected.
Ejemplos ?
La autora sabe hacemos vivir en el pasado, en un pasado embellecido pbr no sé qué mágico y misterioso hechizo, que adormece en el ánimo los dolores del presente y cicatriza las heridas de nuestros recientes é inmerecidos infortunios, haciéndonos alentar la es- peranza en mejores días, y la fe en que llegarán tiempos de reparación y desagravio para la honra de nuestra abatida na- cionalidad.
Recordé una carta de Susiche, o más bien, un poema en prosa, en la cual ella comentaba cierta hora de éxtasis en la que, arrastrada por un sueño vertiginoso, su mano había llegado hasta el Amado, despertándole, y había retrocedido luego, con trágica crispación, abatida y réproba, por haber tocado la luz.
Lucía estaba extasiada: solo en aquel día de angustias, en aquella tarde de tristes y amargas reflexiones, su espíritu meditabundo en aquel momento contemplaba detenidamente tan maravillosa perspectiva; tan cierto es que los corazones felices y contentos, poco se prestan a la meditación. Sumamente abatida, pensaba en las últimas palabras del salvaje.
No es solamente el ejercicio de un derecho, no es solamente el cumplimiento de un deber cívico; es algo más, es la imperiosa exigencia de nuestra dignidad ultrajada, de nuestra personalidad abatida; es algo más todavía, señores: es el grito de ultratumba, es; la voz alzada de nuestros beneméritos mayores que nos piden cuenta del sagrado testamento cuyo cumplimiento nos encomendaron!.
Tantos fueron los sufrimientos y tantas las penas de la hija, que si las ángeles no la hubiesen visitado hubiera acabado por sentirse abatida.
e cuantas mujeres enjabonaban ropa en el lavadero público de Marineda, ateridas por el frío cruel de una mañana de marzo, Antonia la asistenta era la más encorvada, la más abatida, la que torcía con menos brío, la que refregaba con mayor desaliento.
He aquí una muestra: «Lunes.- Mi querida Dora continúa muy abatida.- Violento dolor de cabeza- Llamo su atención sobre la belleza del pelo de Jip- D.
Mi madre estaba sentada junto a la chimenea, mal de salud y muy abatida, y miraba el fuego a través de sus lágrimas, pensando con tristeza en su propia vida y en el huerfanito a quien sólo esperaba un mundo no muy contento de su llegada y algunos proféticos paquetes de alfileres preparados de antemano en el cajón de una cómoda del primer piso.
Lo descubrí porque la segunda o tercera noche después de nuestra llegada, antes de que él volviera, mistress Gudmige miraba el reloj entre las ocho y las nueve, diciendo que míster Peggotty estaba en la taberna y, lo que es más, que desde por la mañana sabía que iría. Había estado todo el día muy abatida, y por la tarde se había deshecho en llanto porque salía humo de la lumbre.
Perdido a feliz ilusión me abandonaba y de mi amor el mísero secreto entre mis labios trémulos erraba. Alcé al oírte la abatida frente, y te miré con ojos do brillaba la más viva pasión...
El doctor inventaba siempre alguna nueva diversión para alejarla de casa, y su madre, a quien le gustaba mucho divertirse, mejor dicho, era lo único que le gustaba en el mundo, se unía a él de todo corazón y no escatimaba los elogios a su yerno. En cuanto a Annie, se dejaba llevar donde querían, con expresión triste y abatida; pero no parecía disfrutar con nada.
Un algo que ya no tengo... un algo que perdí no sé cuándo., ni dónde... Estoy tan abatida. Me siento estéril... Nada de lo que hice...