Ejemplos ?
Aún antes de que los senenys de P´Ra entraran al campamento y comenzaran a explicar lo sucedido, todas las tropas se hallaban ya en zafarrancho de combate: en pocos minutos, los carros hititas se abalanzaron sobre el ángulo noroeste de la pared de escudos, la demolieron y penetraron en el campamento.
Verdalet, para hacerles reflexionar, fue con un compañero a donde se encontraban, y apenas comenzó a hablarles se abalanzaron sobre ellos y a golpes de macana y de lanza acabaron con sus vidas.
En el acto se abalanzaron 50 hombres al recinto de los enemigos, como una jauría de tigres, y ultimaron á éstos después de una resistencia verdaderamente horrible.
Los océanos ardientes se abalanzaron sobre la tierra y el torturado mundo fue finalmente consumido en una masiva y apocalíptica implosión.
Tras algunas maniobras de reconocimiento de la infantería japonesa en las que se intentaba encontrar puntos débiles en la defensa alemana, las tropas aliadas se abalanzaron sobre la última línea de defensa y consiguieron romperla.
Con los aficionados de los Marineros de pie y ovacionando, Iwakuma dominó a Gerardo Parra en una línea suave al jardinero central Austin Jackson, para lograr el doble cero. Los compañeros de Iwakuma se abalanzaron hacia el.
Al restituirse la fabricación de medias las mujeres se abalanzaron para conseguirlas, cuatro millones de medias se vendieron en pocos días.
y 2o. Regimientos de Infantería de Marina, se abalanzaron sobre el resto de la línea mexicana, siendo recibidos con la bayoneta. La columna francesa fue rechazada en Guadalupe y Loreto, siendo igualmente repelidos los ataques de otras columnas francesas desplegadas.
Tras franquear las puertas gracias a la ayuda de Živković, los atacantes se abalanzaron sobre la guardia y se incendió el palacio.
En la distancia apareció entonces una multitud de elefantes negros que se enfilaba hacia mí con sus inmensas trompas levantadas a todo lo alto y me percaté de sus blancos, filosos y largos colmillos que como monumentales y puntiagudas espadas se aprestaban a despedazarme. Llegaron hasta mí y se me abalanzaron.
Los moradores de la población minera, en su mayor parte mujeres y niños, se abalanzaron en confuso tropel hacia el pique, donde todo era confusión y desorden: los obreros corrían de un lado para otro, despavoridos sin hallar qué hacer.
Este último reportó en el parte policial que “... tres individuos se abalanzaron hacia el inspector y al levantar la subametralladora Uzi que portaba se le disparó ...”.