Ejemplos ?
"Me parece a mi que en ese momento, si no antes, la masa del pueblo que estaba fuera del servicio público debió de haber comenzado a insistir a voz en grito en que les dejasen entrar a compartir estas cosas buenas." "Por supuesto que así lo hicieron," replicó el doctor; "y por supuesto que fue lo que se esperaba que hiciesen y lo que se había dispuesto que hiciesen tan pronto como el sistema nacionalizado de producción y distribución estuviese en pleno funcionamiento.
Aborrecíanle de un modo especial Aquileo y Odiseo a quienes zahería; y entonces, dando estridentes voces, insultaba al divino Agamemnón. Y por más que los aqueos se indignaban e irritaban mucho contra él, seguía increpándole a voz en grito: —¡Atrida!
El guerrero cayó con estrépito; y como la lanza se había clavado en el corazón, movíanla las palpitaciones de éste; pero pronto el arma impetuosa perdió su fuerza. E Idomeneo con gran jactancia y a voz en grito exclamó: —¡Deífobo!
68): «Un compositor soñó que se hallaba dando clase y que al acabar una explicación se dirigía a un alumno preguntándole: `¿Me has comprendido?' El alumno responde a voz en grito: `¡Oh, sí!
¿Quién compra pieles? -repitió a voz en grito; y a todos los que le preguntaban el precio respondíales: - Una fanega de dinero por piel.
La calle Alta, como todas las principales del barrio, presentaba un brillante golpe de vista merced a las fogatas que en ella ardían, iluminando con sus rojizos resplandores los nutridos grupos de vecinas y vecinos que en las puertas de sus respectivas viviendas reían y charlaban, contemplando cómo, pendientes de las cuerdas tendidas de balcón a balcón, columpiábase alguna que otra pareja de peleles grotescamente ataviados, cuyo auto de fe inmediato exigían a voz en grito los rapaces, que en bandarrias corrían y saltaban, no sin riesgo, por encima de las alegres candelas.
Mas la hija de Caifás, llamada Sara, dijo a voz en grito: «Pues Él ha dicho delante de todos contra este lugar santo: Soy capaz de destruir este templo y de levantarlo en tres días».
Una cempestad, aunque de momento sólo eran cruenos, se estaba preparando entre aquella multitud y fue Juan del Molino quien produjo el primer chispazo: ¡El misterio ya y al diablo los flamencos! dijo a voz en grito enroscándose al capitel como una culebra.
Entonces el cónsul exclamó a voz en grito que sería una vergüenza indigna si se veían sometidos a tan irritante insulto por un enemigo tan cobarde.
Tres veces se le presentó la duda en la mente y en el corazón, y tres veces el próvido Zeus tronó desde los montes ideos para anunciar a los teucros que suya sería en aquel combate la inconstante victoria. Y Héctor los animaba, diciendo a voz en grito: —¡Troyanos, licios, dárdanos, que cuerpo a cuerpo combatís!
Y Polidamante exclamó con gran jactancia y a voz en grito: —No creo que el brazo robusto del valeroso hijo de Pántoo haya despedido la lanza en vano; algún argivo la recibió en su cuerpo y me figuro que le servirá de báculo para apoyarse en ella y descender a la morada de Plutón.
Mistress Micawber había levantado la voz poco a poco, y gritó de tal modo al decir estas últimas palabras, que me asustó mucho y corrí a la habitación en que estaba el club para llamar a su marido, que lo presidía sentado al final de una mesa muy larga, cantando a voz en grito con todos los demás: Gee up, Dobbin Gee ho, Dobbin Gee up, Dobbin Gee up, and gee ho-o-o!