Ejemplos ?
Funciones populares de teatro y toros. En la noche, Porfirio Díaz gritó a voz en cuello: ¡Viva la Libertad! ¡Viva la Independencia!
Producción Artística y Dirección General: Cay Gutiérrez - Marcelo Capasso Co-Producción: Rafa Vila - Afo Verde Ingeniero de Mezcla y Grabación: Javier Caso Realizador Ejecutivo y Mánager: Margarita Bruzzone Asistentes: Martín Valenzuela, Juan Armani, Luciano Lucerna Asistente de Grupo y Road Mánager: Francisca Bruzzone Idea de Vestuario: Claudia Rojas Fotos: Nora Lezano y Sebastián Arpesella Diseño: Omar Souto La portada es una foto de perfil de medio cuerpo de Fabiana Cantilo grabando, acodada sobre un atril con la otra mano apoyada en su cintura, en un momento en que canta a voz en cuello.
La abuela, el abuelo, pasaron entonces, dos engendrados jugando detrás. Cuando pasaron al pie de la casa del jefe, Principal Guacamayo gritaba a voz en cuello a causa de sus dientes.
Esperemos solamente a que grite a voz en cuello, a que muera”, se dijeron unos a otros, mas se hablaban en secreto, mas se cubrían la boca, mirándose mutuamente, mientras lanzaban prontamente el árbol.
Iban por filas, cortando los arriates de flores, caminando con aquellas flores que llevaban con sus pinzas, sobre los árboles, aquellas flores olorosas, bajo los árboles. Sin embargo, los Vigilantes gritaban a voz en cuello, sin saber que unas pinzas aserraban sus colas, aserraban sus alas.
En vano se frunce, se compacta, se achiquita la rapacería; en vano protesta a voz en cuello, porque la culebra sigue a destajo, y, caiga donde cayere, cada cual lleva su parte, pagando a veces justos por pecadores.
porque en la época en que fue portero, cuando le tocaba despertar a domicilio, por algún corte inesperado de la cuerda de la campana, entraba siempre en nuestros cuartos cantando a voz en cuello, con aire de una diana militar, este verso que tengo grabado en la memoria de una manera inseparable a su pronunciación especial: ::Levántasi, muchachi, ::que la cuatro sun, ::e lo federali ::sun vení o Cordun.
CORO (Con participación de la cocinera y el bebé) Cuando comenzó la segunda estrofa, la Duquesa lanzó al niño al aire, recogiéndolo luego al caer, con tal violencia que la criatura gritaba a voz en cuello.
Kovaliov subió al vehículo y se pasó todo el trayecto gritándole al cochero: «¡arrea, hombre, arrea!» – ¿Está en su despacho el señor prefecto?, –preguntó a voz en cuello al penetrar en el vestíbulo.
Después fue tiroteado con cerbatanas por Supremo Maestro Mago, quien le plantó la bala de la cerbatana en la mandíbula; gritó a voz en cuello al caer del árbol al suelo.
Pero el desarrapado, cuya chilaba negra parecía haberse arrastrado por todos los muladares del Islam, continuó a voz en cuello: -Respondedme, ecuánimes creyentes: ¿llueve o no llueve, llueve o no llueve?...
Ahora, pues, he aquí que Sabio Pez-Tierra habló, gritó a voz en cuello, pero no llamó sino una sola vez mientras que el árbol caía.