Ejemplos ?
Porque se tienen a un tiempo la fuerza y la flexibilidad del espíritu, esta última muy necesaria para que dos personas puedan ser elocuentes.
DOÑA ANA No le hay a tanta ofensa. DON DIEGO Si no me oís las dos, quedaré bien a un tiempo con las dos, porque disculpa el delito no oír la satisfacción.
En el primero, puro y último abrazo que nos dimos sobre el lecho, vestidos y calzados como al llegar, comprendí, marcada de dicha entre sus brazos, cuán grande hubiera sido mi felicidad de haber llegado a ser su novia, su esposa. A un tiempo tomamos el veneno.
En nuestras sociedades cada vez más diversificadas, resulta indispensable garantizar una interacción armoniosa y una voluntad de convivir de personas y grupos con identidades culturales a un tiempo plurales, variadas y dinámicas.
Sin embargo, tal ubicuidad del término, nos permite comprender que lingüísticamente tal vocablo adquirió matices semánticos a través de los siglos de su utilización hasta configurarse un significado “comodín”, atemporal diríamos, evanescente, donde no obstante se refiera, aparentemente en contradicción, a un tiempo específico, su significación varía según si lo moderno es arrasado por lo nuevo; que a su vez, resultará lo “nuevo” moderno, y lo anterior deviene entonces “demodé”, tradicional, anticuado, superado, fuera de “onda” o prácticamente “obsoleto”.
Yo, si me inclino hacia la hermosa felina, la bien nombrada, que es a un tiempo mismo honor de su sexo, orgullo de mi corazón y perfume de mi espíritu, ya sea de noche, ya de día, en luz o en sombra opaca, en el fondo de sus ojos adorables veo siempre con claridad la hora, siempre la misma, una hora vasta, solemne, grande como el espacio, sin división de minutos ni segundos, una hora inmóvil que no está marcada en los relojes, y es, sin embargo, leve como un suspiro, rápida como una ojeada.
— Y comadre, ¿cómo iba vestido? — Le preguntan dos voces a un tiempo. — Con bordón de esmeraldas y perlas Y una túnica de terciopelo.
Sí, por otro amor me deja encerrada en esta oculta mansión, mientras él va ciego tras de quien su amor rehúsa, tras esa beldad vendida, que abre a la codicia pública sus gracias para que vaya a hozar en ellas la chusma, y cuyos torpes aplausos la envilecen y la ensucian, pues la apellidan a un tiempo celestial y prostituta.
VIEJO: Ya yo me lo imaginaba. GENARO: En fin, podemos, si os place, vos ir diciendo, y yo a un tiempo dibujar, y a ver si sale. Vos miraréis mi dibujo e iréis diciendo: Más grande, más pequeño, más abajo, más atrás, más adelante; yo iré corrigiendo al punto y haremos lo que se alcance.
DOÑA ANA Tu consejo, prima, estimo, 156 y porque veas que luego ejecuto lo que dices, vamos para que, al momento, Antonia disponer pueda para los disfraces nuestros sayas y mantos cerrados; tú, Muñoz, pues el secreto sabes, puedes a tu amo avisarle porque a un tiempo a Tacón busque.
Que el alma, aun sin que el ojo dé consejos, sentir puede si está cercano o lejos.» En esto, escucha voz que de repente de él le parece firme y desenvuelta, y a un tiempo ve que éste velozmente pica el caballo y el bocado suelta, mientras los otros dos que le hacen frente lo siguen sin descanso a rienda suelta.
Cada jinete, al ver ya cerca el caso, pica de espuela a un tiempo; y, de repente, el breve espacio, el intervalo escaso desaparece entre una y otra gente.