Ejemplos ?
-Ten cuidado, mi querido Aristófanes, dijo Eryximacos; a punto de tomar la palabra estás ya bromeándote, y cuando podrías discursear en paz me obligas a vigilarte para ver si no dirás nada que excite la risa.
Y cada vez que alguno de ellos estaba a punto de nacer, Urano los retenía a todos ocultos en el seno de Gea sin dejarles salir a la luz y se gozaba cínicamente con su malvada acción.
Allí delante se encuentran las resonantes mansiones del dios subterráneo, del poderoso Hades y la temible Perséfone; guarda su entrada un terrible perro, despiadado y que se vale de tretas malvadas: a los que entran les saluda alegremente con el rabo y ambas orejas al mismo tiempo, pero ya no les deja salir de nuevo, sino que, al acecho, se come al que coge a punto de franquear las puertas.
Cogió el abanico y un par de guantes, y, estaba a punto de salir de la habitación, cuando su mirada cayó en una botellita que estaba al lado del espejo del tocador.
Gritó esta última palabra con una violencia tan repentina, que Alicia estuvo a punto de dar un salto, pero en seguida se dio cuenta de que iba dirigida al bebé, y no a ella, de modo que recobró el valor y siguió hablando.
Solamente una veladora escandaliza las umbrosidades con su tenue flama que parece bailarina esbelta y voluptuosa a punto de desfallecer y con cuyos movimientos obliga a las vírgenes para las cuales se encuentra ofrendada a que la acompañen en su danza agonizante.
No obstante, en esta etapa final cuando el pleno está a punto de adoptar los resultados de las prolongadas, complejas y delicadas deliberaciones y negociaciones, no podemos ocultar nuestra decepción e insatisfacción por el inesperado giro que se ha producido en los últimos días y que ha llevado súbitamente a la imposición a unos países de las opiniones de otros.
Trémulamente sacó todo el dinero que allí se encontraba y se dispuso a huir. Estaba a punto de hacerlo cuando miró el hermoso y juvenil cuerpo tirado a lo largo del recibidor.
De inmediato la tiznada plomería "Hercules", a punto de desplomarse, (i Je, je, je, je!) Luego, la carnicería de Don Cándido: La Flor y Nata de las Damas", donde se consigue todo tipo de carnes, huesos y cueros (¡Je, je, je, je!) Junto a esta se halla la entrada más ténebre y macabra del vecindario, un edificio a punto de derrumbarse con cien viviendas superhabitadas y a unos pasos, el taller de zapatos agonizantes "London and New York", la carbonería "El Sol" y un restaurantito apenas inaugurado, "El Milímetro", que por cierto, ha causado sensación entre los vecinos por lo a todo dar de sus tortas, de sus tacos y de sus caldos...(¡Ji, ji, ji, jü).
¡Canalla! Aquella tarde... en casa de Renata, cuando estaba a punto de abandonar la fiesta, llegó. ¡Tan jovial! ¡Tan radiante de no sé qué!
Hay quien fue al mar, quien escapóse al jaro, y solo el rey no quiso ir o no pudo; pues le es tanto el amor agudo y caro, que quiere regresar al antro rudo, y no irse más de aquella alpestre corte, si no es al lado de su fiel consorte; »que, cuando ya después de haber salido, la vio volver al espantable aprisco, estuvo a punto, del dolor transido, de echarse sobre el Ogro en aquel risco; y fuese a él, y bien habría podido acabar en sus dientes hecho cisco, si no lo frena al cabo la esperanza, de rescatarla de la inmunda estanza.
Poco a poco y con un esfuerzo que ni yo me podía creer, me acerqué hasta el lugar donde estaba el matorral y sin ningún contratiempo, cuando me hallaba a punto de cortar uno de aquellos frutos, la piedra en la cual estaba parado, se aflojó y cayó; fulminantemente resbalé.