Ejemplos ?
No tenía mujer ni hijos pero quería a los niños, y sabía tantos cuentos e historias que daba gusto oírlo. -Ahora vas a tomarte el té -dijo la madre al pequeño- y a lo mejor te contarán un cuento, además.
He estado en el fuego y en el agua, metida en la negra tierra, y he subido a alturas que muy pocos han alcanzado, y ahí me tienes ahora en esta jaula, expuesta al aire y al sol. A lo mejor te gustaría oír mi historia, aunque no la voy a contar en voz alta, pues no puedo».
Al poco rato, sin embargo, volvió a oír un ruidito de pisadas a lo lejos y levantó la vista esperanzada, pensando que a lo mejor el Ratón había cambiado de idea y volvía atrás para terminar su historia.
A Alicia no le gustaba ni pizca el aspecto que estaba tomando aquello. «A lo mejor es porque ha estado llorando», pensó, y le miró de nuevo los ojos, para ver si había alguna lágrima.
¡Son tan virtuosos! - Fíjate que a lo mejor ni me crés, pero te lo voy a contar. Nomás pa' que veas cómo es la gente dizque honorable.
(RISAS.) Y se acaba eso. Ya sé que a lo mejor arman una manifestación los empleados que trabajan en la cosa de quitar los muebles (RISAS Y APLAUSOS).
Asquerosos, no por lo que hacen, al fin y al cabo cada quien es libre de hacer de su culo lo que la gana le dé, sino por hipócritas, ¡por hipócritas! - ¿Y cómo sabes que los demás son muy palomitas? A lo mejor son peores, sólo que se callan, o lo hacen callar.
Tantos buenos partidos que te rondan y los desprecias por estar esperando a tu famoso heroecito, para que luego, a lo mejor, vaya a salirte con la tontería que ya no te quiere o que es de los otros.
Me acuerdo del conflicto de los ferroviarios. Pero bueno, a lo mejor no eran peronistas, qué sé yo. Quiero decirles entonces, que en esta tarea que viene de sintonía fina, con la competitividad, vamos a tener que trabajar todos.
Por consiguiente, yo necesitaría mucho tiempo para explicar en qué sentido nosotros deseamos ser radicales, es decir, extremadamente liberales, mucho más liberales que cuantos partidos tienen hoy representación en nuestro Parlamento. Pero es que hay cosas que, a lo mejor, pasan como no radicales y lo son.
Otro problema insólito: cualquiera de ustedes habrá tenido el problemita de comprarse un automóvil —el que más y el que menos—, o el deseo, o lo compró alguna vez. Si lo compró a plazos, a lo mejor se encontró con que por el automóvil que valía 2 000, tuvo que pagar 3 000 y tantos.
Todos los días hay que pensar en la responsabilidad, no hay que pensar en esos aspectos supérfluos de que como uno tiene la responsabilidad, entonces uno puede hacer cosas que a lo mejor otros mexicanos no pueden hacer, creo que eso es irrelevante.