a la sordina

sordina, a la

 
loc. adv. Silenciosamente y con disimulo.
Ejemplos ?
SIRENA Cuando yo os diga su nombre Temblaréis. DON JUAN ¿Su nombre acaso Es un volcán o una mina, Que está ardiendo a la sordina Y esperando nuestro paso?
Ochenta días había tenido al condesito guardado del relente y la garúa. El conde de la Vega del Ren se estuvo quedo en su casa y conspirando a la sordina hasta 1821.
A la segunda entrevista, confesó a Romana su única debilidad, su único vicio: la afición a la fotografía. A la sordina, el entretenimiento es caro; nadie sabe lo que se gasta, amén de los aparatos, en placas, películas, reactivos, cartones, mil accesorios.
Su timbre etéreo varía, dependiendo de cuánto se la introduzca en la sordina. La sordina Harmon equivale a la sordina Wah-Wah, pero sin el cuello metálico instalado en su parte final.
El incansable intelectual argentino, radicado en el Paraguay desde hace más de cuarenta años, Raúl Amaral, dice acerca de Mosqueira: “...su obra, si no copiosa, por lo menos, de significativo valor, permanece a la sordina y su nombre no figura -elocuente injusticia- entre aquellos novecentistas que activaron la marcha de la cultura nacional...” Y Viriato Díaz-Pérez, el ilustre hombre de letras español avecindado al Paraguay, expresa: “(Mosqueira es un)...
Alevare Tema de María Balada Renga para un Organito Loco Yo soy María† Milonga Carrieguera por María la Niña Fuga y Misterio Fábula de la Rosa en el Asfalto Poema Valseado Para flauta, cello y voz de mujer Esquerzo Yumba de las tres de la mañana Tocata Rea para Bandoneón, Recitante y Percusión Miserere Canyengue de los Ladrones Antiguos en las alcantarillas Contramilonga a la funerala por la primera muerte de María Tangata Robada del Alba Carta de la Sombra María a los Árboles y las Chimeneas de su barrio Aria de los Analistas Romanza del Duende Poeta y Curda Andante a la Sordina para mi Buenos Aires tan querido (Allegro Tangabile) Milonguita de la Anunciación Pequeña Misa Zurda con Bandoneón y Tangus Dei...