Ejemplos ?
3º) En esta sociedad, la mujer integraba activamente el núcleo comunal. A la inversa de lo ocurrido en las ciudades lusitanas o de ese origen y en las españolas de Andalucía o indianas con mayoría de habitantes de esa estirpe de tradición morisca, lugares, todos, donde la mujer vivía entonces casi oculta para quienes no fuesen sus familiares próximos, en Montevideo desde los primeros tiempos la mujer salía libremente a la calle y en su hogar tenía estrado amplio para recibir y agasajar a los visitantes extraños y extranjeros que el esposo o el padre juzgaban dignos de recibir bajo el techo familiar.
Enseguida dio un par de chupadas a una punta que halló pegada a la testera del catre, mientras se amarraba con una escota los enciclopédicos calzones a la cintura; ocultó sus greñas bajo la cúspide de un gorro catalán; y, por último, lanzóse calle abajo en busca de aventuras, osado el continente, alegre la mirada, y tan lleno de júbilo como pudiera estarlo, en un caso muy parecido, el famoso manchego, si bien, a la inversa de éste, no se le daba una higa por que la posteridad recordase o no que ya el rubicundo Apolo extendía sus dorados cabellos por la faz de la anchurosa tierra, cuando él, perdiendo de vista su casa, comenzó a respirar los corrompidos aires de la Dársena.
"A estas alturas debería estar acostumbrado a hallar que en esta época todo es a la inversa," dije, "pero realmente, ¿mediante qué inversión del sentido común, como era entendido en el siglo diecinueve, explica usted que aceptando una provisión pecuniaria de la nación la pongo en obligación más de lo que ello me obliga a mi?" "Creo que será fácil hacerselo ver," replicó el doctor, "sin que ello requiera violentar ninguno de los métodos de razonamiento a los cuales estaban acostumbrados sus contemporáneos.
Al contrario, creo que tenemos que ser lo suficientemente sensatos e inteligentes para dejar de repetir como loros lo que se ha venido diciendo y que, por supuesto, nunca han podido probarlo. Es más: casi, diría, que se ha podido comprobar que era exactamente a la inversa de lo que se decía.
Primero, ahí está el cuarto que se ve al otro lado del espejo y que es completamente igual a nuestro salón, sólo que con todas las cosas dispuestas a la inversa...
Ese hecho, en efecto, mirado fríamente y sin pensar en sus trascendentales consecuencias imprevisibles en aquel momento, no fue otra cosa que una guerra civil de orientales contra montevideanos y a la inversa.
La cuarta causa - tan importante como las anteriores, y que tiene una marcada repercusión en la insuficiencia de la parcela y en la congestión de las zonas ejidales de la República - estriba en que la política agraria ha querido acomodar en una extensión fija de tierra el número de habitantes agricultores de cada región. "El problema, en mi concepto, es a la inversa.
Artículo 353-Q.- En los contratos colectivos las disposiciones relativas a los trabajadores académicos no se extenderán a los trabajadores administrativos, ni a la inversa, salvo que así se convenga expresamente.
–Contestaremos con un párrafo tomado del artículo del diario orista, que motiva estas líneas: -“El régimen metálico, sin ninguna atenuante, tiene el efecto de que ese oro, por la rareza violenta que ha producido la crisis, aunque en la apariencia siempre suena la misma cantidad, en realidad duplica y triplica de valor mientras que, a la inversa, todas las cosas se reducen a valer la tercera o la cuarta parte”.
No debemos olvidar que los intereses de los capitalistas y los de la gente no eran idénticos. La prosperidad de los capitalistas de un país de ningún modo implicaba prosperidad por parte de la población, ni a la inversa.
¿Cómo hacen ahora?" "Los apellidos de las mujeres no se ven más afectados por el matrimonio que los de los hombres." "Pero ¿y los de los niños?" "Las chicas toman el apellido de la madre con el del padre como segundo nombre, mientras que con los muchachos es justo a la inversa." "Se me ocurre," dije, "que sería sorprendente si un hecho que afecta tan profundamente a las relaciones de las mujeres con los hombres, como es el logro de la independencia económica, no hubiese modificado los estándares convencionales previos de moralidad sexual en algunos detalles." "Diga más bien," replicó el doctor, "que la igualación económica de los hombres y las mujeres por primera vez hizo posible establecer sus relaciones sobre una base moral.
Usted argumenta que debido a que junto al sufragio debería ir un interés económico en el país, todos los que tienen sufragio deben tener ese interés garantizado. Ellos argumentaban, a la inversa, que a todos los que no tenían participación económica había que quitarles el voto.