Ejemplos ?
ajo el sol -que ya empieza a hacer de las suyas, porque estamos en junio-, los tres operarios trabajan, sin volver la cara a la derecha ni a la izquierda.
Si hay "materia" presente en el espacio considerado, entonces el tensor de energía aparece a la derecha de la igualdades (2) o (3).
El del pueblo. El estamento del clero se colocará a la derecha del Trono, el de la nobleza a la izquierda y en frente el estamento del pueblo.
Los tres objetos los dejé enterrados, antes de morir, en un rincón del jardín de la rectoría, bajo una marca que se encuentra a la derecha del cenador.
con mi espada... ¡poned unos diez o doce! - ¡Once a la derecha! -gritó el boticario, dirigiéndose al mancebo. El mancebo repitió, después de escribir: - "Deuda"...
En la mesa, Jorge se sentó a la derecha de Emilia; el general había entrado del brazo de ella, mientras el conde lo daba a la generala.
Estorba. Nadie debe detenerse. Obstruye el paso. Siga de frente. No empuje. A la derecha. A la izquierda. Por el centro. Alto. Siga.
Los TEZCATLIPOCAS, el rojo y el moreno, con sus múltiples manifestaciones se pusieron del lado norte y QUETZALCOATL con HUITZILOPOCHTLI del lado sur, de tal modo que unos estaban a la derecha del hogar y los otros a la izquierda.
Cambiaba para ello de vestidos y montaba sobre un corcel, sobre un rocín, sobre una yegua, sobre un caballo ligero y le daba cien carreras, y lo hacía voltejear en el aire, saltar las empalizadas y correr en un círculo a la derecha o a la izquierda.
En la parte superior del óvalo, aparece una aljaba llena de flechas de la que penden cuernos de la abundancia unidos por un lazo, y descansando todo sobre una cordillera de montañas, en las que descuellan tres árboles de roble a la derecha y tres pinos a la izquierda y en distribución conveniente: dos bocaminas, una barra, un barreno, una cuna, una almádana y un martillo.
La escalera, cuyos últimos peldaños eran de madera, terminaba en mitad de un corredor al que daban varias habitaciones. – A la derecha –me dijo mi anfitrión–, está la habitación destinada a la futura mujer de Alphonse.
– ¡Derecho! ¡Pero, si estamos en un cruce! A la derecha o a la izquierda? Esta pregunta dejó cortado a Kovaliov y le obligó a reflexionar de nuevo.