Ejemplos ?
Con esta oportunidad sale a flote el problema del Ecuador, mostrándose como una herida ancha en el corazón de América y sangrando dolor e injusticia.
Todos los parientes que podían sacarle a flote con un testamento oportuno lo habían hecho ya muchos años antes, saliéndose de la escena del mundo.
Filogonio fue hábil para mantenerse a flote durante algunos minutos; pero no nado hacia la ribera, ni remolcó a nadie; solamente habló en nombre de la prudencia y del bien común a los que disputaban su vida con las aguas.
Él no persigue a la poesía, breve espuma de mar hondo, que sólo sale a flote cuando hay ya mar hondo, y voluble coqueta que no cuida de sus cortejadores, ni dispensa a los importunos sus caprichos.
¡Maldito animal! Pero buenos golpes le has atizado. Pero ya verás cómo no tarda en salir a flote. -¿Y el chico? Esto lo preguntó el padre con inquietud, con zozobra, como si temiera la respuesta.
Llevónos la galerna, en un decir Jesús, a dos cables de San Pedro del Mar; y cuando contábamos que no pararíamos hasta embarrancar en la arena, un maretazo, como yo no he visto otro, nos puso la lancha quilla arriba. Al salir yo a flote, de todos mis catorce compañeros no quedaba más que éste, a unas seis brazas de mí.
Finalmente, a medida que los capitalistas se ven forzados, por el proceso que exponíamos más arriba, a explotar en una escala cada vez mayor los gigantescos medios de producción ya existentes, viéndose obligados para ello a poner en juego todos los resortes del crédito, aumenta la frecuencia de los terremotos industriales, en los que el mundo comercial sólo logra mantenerse a flote sacrificando a los dioses del averno una parte de la riqueza, de los productos y hasta de las fuerzas productivas; aumentan, en una palabra, las crisis .
Veloz veía el delfín salir a flote, y el gran atún llegar a ella alentoso, la foca, el león de mar o el cachalote interrumpir su sueño perezoso, salmonete, salmón, salema a escote nadar en fila a ritmo prodigioso, pez sierra, cachalote, orca y ballena sacar el dorso en mostruosa escena.
Únicamente siguió flotando la copa con su pie de madera azul, pues el tarugo la mantenía a flote; marchó a la deriva, para romperse y ser arrojada a la orilla, ¿dónde y cuándo?
Le digo que no sea flojo, que haga florecer sus músculos. -Con puros flanes te aflojas y luego te afliges de tu flaqueza. Sé flexible y sal a flote. No te desinfles a la primera flexión.
Sacrificó de buen grado algunos miles de duros para sacar a flote a Costavilla, y se apartó de Anita Dolores con propósito de no verla más.
Risas clorofílicas en clases flamantes anclaban tranquilas aflicciones de antes. Un día salió a flote el triste clamor: -¡Qué acabe el azote de Blasfe, el Terror!