añoso

(redireccionado de añosa)
También se encuentra en: Sinónimos.

añoso, a

adj. Que tiene muchos años el paseo estaba flanqueado por un bosque de añosos robles y encinas. longevo, viejo

añoso -sa

 
adj. De muchos años.
Sinónimos

añoso

, añosa
adjetivo
viejo, vetusto, antiguo*, añejo*, entrado en años, entrado en días.
Añoso se utiliza particulamente cuando se trata de los árboles o de su tronco.
Traducciones

añoso

aged, old

añoso

ADJaged, full of years

añoso -sa

adj older
Ejemplos ?
Podría en efecto entenderse Trabazos con la acepción meramente abundancial «lugar abundante en árboles corpulentos» o «arboleda añosa», aprovechable para vigas.
Más tarde, Bulgaria fue ocupada por el Imperio otomano, Stanimaha fue resuelto por los musulmanes (turcos y romaníes), que hoy en día representan el 20% de la población de la ciudad, el resto son cristianos ortodoxos orientales. Tane Nikolov, conocido revolucionario y líder de la lucha por Macedonia, pasó sus últimos añosa Asenovgrad y murió allí en 1947.
Estaría en construcción por parte de la EBY (Entidad Binacional Yacyretá) una nueva estación Posadas en la localidad de Miguel Lanús (que también perdió de actividad su añosa estación, conservándose apenas unas delicadas ruinas en el lugar).
Y ya el noveno día con su carro y alas de dragones, y la novena noche todos los campos lustrar la habían visto, 235 cuando regresó, y no habían sido tocados sino del olor los dragones, y aun así de su añosa vejez la piel dejaron.
¿Para qué, férrea, resto o a qué espero? ¿Para qué me reservas, añosa senectud? ¿Para qué, dioses crueles, sino para que nuevos funerales vea, vivaz mantenéis a esta anciana?
Su cuerpo achaparrado, duro, lleno de ángulos y nudosidades asemejábale a una encina añosa, dotada por un capricho de la Naturaleza de la facultad de trasladarse; su rostro curtido por la intemperie, era del color de la tierra labrada; no parecía sino que un solo arado había hecho los surcos de la una y las arrugas del otro; como crece entre los surcos la cizaña, desigual, revuelta y salpicándolo a trechos, crecía la barba en la cara rugosa del viejo labrador; hasta su cabeza puntiaguda, coronada de cabellos blancos, recordaba los picos inaccesibles que se erguían sobre la montaña, cubiertos de nieves perpetuas.
Negaránla, es claro, porque precisamente en el campo es donde estos señores se han empeñado en colocarnos la felicidad terrena, ya bajo el aspecto de encanecido anciano, que perora con más elocuencia que Demóstenes y más profundidad que Sócrates, so la añosa encina, o cabe la parlera fuente; ya bajo el de apuesto galán que cultiva el fértil valle, y aunque suda al sol y come ráspanos y borona, es por la noche bastante sublime para echar un discurso a su novia, que le espera con un ramo de flores, y que no es menos gallarda, menos elocuente ni menos poética que su adorado; ya, en fin, bajo la forma de blancos manteles, doradas frutas, triscador cabrito, fiel y respetuoso can, etc, etc...
Eres hermoso en tu furor: del monte Lanzado en tu carrera tortuosa, Vas sacudiendo la melena cana Que los peñascos de granito azota; Y detenido, de coraje tiemblas, Columpiando al pasar la selva añosa.
Al compás de las auras, lenta se inclina altiva, corpulenta y añosa encina, y entre sus verdes ramas aprisionado tiene una tortolilla su nido amado.
Se apostaba en ellas, ingente de su añosa robustez, una encina, sola un bosque; bandas en su mitad y memorativas tabillas y guirnaldas la ceñían, argumentos de un voto poderoso.
Como cuando los vientos de los Alpes luchan entre sí por descuajar con su empuje en todas direcciones una robusta y añosa encina, y rugen con furor, y sacudiendo su trono, cubren toda la tierra en torno desgajadas ramas, mientras ella persevera clavada en las rocas, y tanto levanta su copa por le etéreas auras cuanto hunde sus raíces en el Tártaro; no de otra suerte el héroe, combatido por aquellas incesantes súplicas, vacila a veces, y su gran corazón devora el dolor; pero su resolución persevera inmoble y en vano le asedian las lágrimas.
Más salvaje que las indómitas, la misma Galatea, novillas, más dura que la añosa encina, más falaz que las ondas, más lenta que las varas del sauce y las vides blancas, 800 que estas peñas más inconmovible, más violenta que el caudal, que un alabado pavón más soberbia, más acre que el fuego, más áspera que los abrojos, más brava que preñada la osa, más sorda que las superficies, más despiadada que pisada una hidra, y lo que principalmente querría que a ti arrancarte yo pudiera, 805 no sólo que el ciervo por los claros ladridos movido, sino incluso que los vientos y voladora el aura más fugaz.