Ejemplos ?
La narrativa de Bryce Echenique, entre lo delirante, lo añorante y lo grotesco, está poblada de simpáticos personajes que se mueven como un poco perdidos en un mundo laberíntico, en medio del humor más fino y la ironía más tierna.
caminante de otros mundos. como él, tú... añorante de otras eras. Soy igual, sin siquiera imaginar estrellas que me vistan de brazos que me faltan.
En cada una de las casas que rodeaban a la mansión melódica, los ojos separaban sus párpados y la pupila se agrandaba para darle forma a la silueta que circundaban el cuerpo al que pertenecían. En algunos, la mirada se enternecía como si estuvieran escuchando insólita serenata, cadenciosa, suave, añorante...
Cogió un sombrero y un abrigo que se encontraban colgados en un perchero y esperó a que llegaran El timbre de grave matiz sonó El añorante fue a abrir...
-y el añorante, tal como estaba, salió deslizándose como una sombra del departamento Llegó hasta la calle y abordó el automóvil (Al aeropuerto ..) pensó y puso en marcha el motor.
Sus tenues y saudadosas vibraciones, cada vez más débiles, se iban tornando imperceptibles. Y el pensativo, el añorante, persistía hundido en el ayer, como si deseara su retorno imposible.
Shar: Oscuridad, noche, pérdida, olvido, secretos no revelados, cavernas, dungeons, la Infraoscuridad (NM).:Junto a su hermana gemela Selûne, con la que escenifica una batalla eterna, es una de las dos diosas primigenias, que nació como un poder de oscuridad y destrucción, ligada a la oscuridad y añorante de la nada primigenia.
Mientras que el ateísmo de Shelley asesta un duro golpe al cristianismo convencional, las dudas convierten al victoriano en un reincidente sin ganas, en alguien que se debate entre problemas espirituales, alguien melancólico y añorante de lo que ha perdido y que los demás aún conservan.
Corriendo por los campos el cordel salta el barranco de Mansilla, para mirar añorante la Casa del Lavadero sobre el arroyo del Puerto y el Convento de la Orden (Orden de Malta) en Villarejo.