Ejemplos ?
Todos tienen un motivo para matar a la Bestia, y con añagazas, consiguen arrebatarle a Bella la llave de oro del pabellón del jardín de la Bestia, sin que la muchacha se dé cuenta.
-¡Qué ha de haber! -protestó enérgicamente el doctor- Son camándulas, embustes, travesuras de estudiantes o añagazas de bandoleros.
Que el Mortui estis del candente Pablo les forjaba corazas arcangélicas y que nada podría hacer el diablo de halagos finos o añagazas bélicas.
Y es preciso que, a fuer de verídica, añada que Zenana no era tampoco lo que se llama una hermosura, ni menos poseía el hechizo malvado de las grandes cortesanas de Babilonia, que sabían con añagazas y tretas enredar un albedrío.