Ejemplos ?
Los Reyes Católicos favorecen el desarrollo de Laredo como puerto más cercano a Castilla y van a protagonizar, ellos y sus descendientes, varias estancias en la villa, destacando las de Isabel La Católica que despide en el Puerto de Laredo a su hija, Juana La Loca, camino a su casamiento con Felipe El Hermoso; y de Carlos V, que arribó en 1556 en el mismo lugar para iniciar su viaje hacia el Monasterio de Yuste.
El emperador Carlos V muere en Yuste, cambiando en su testamento su deseo de ser enterrado en Granada por la petición a su hijo de crear un edificio ex novo para su tumba, en un lugar diferente a sus padres y abuelos.
Llega a Yuste con el tiempo justo de asistir a la muerte de Carlos I. El 13 de octubre de 1558 hace su entrada en Toledo como obispo, donde sorprende por su modo de ejercer la caridad.
Jaraíz de la Vera constituye también un destino turístico de primer orden, dentro de Extremadura, dado el carácter histórico de la villa, así como por los maravillosos paisajes por los que está rodeada la localidad. También se encuentra cerca de otros destinos de primer orden como pueden ser Garganta la Olla o el Monasterio de Yuste.
Traía el encargo de Felipe II de asistir al Consejo de Estado en Valladolid y de tratar con su padre Carlos I en Yuste los temas secretos que le había confiado.
Se encuentra ubicado en el centro-oeste de la Comarca de la Vera, de la cual es la cabecera y la población más importante, si bien la sede administrativa de la Mancomunidad de La Vera es la vecina localidad de Cuacos de Yuste.
Así, en 1555, pocos meses antes de su abdicación y retiro al monasterio de Yuste, el emperador Carlos V acordó al ex gobernador Vaca de Castro, en premio de sus servicios a la corona y como vencedor de la facción almagrista, licencia para introducir en el Perú hasta 500 piezas de ébano (negros), libres de todo derecho fiscal.
Carlos V, en vísperas de encerrarse ya en el monasterio de Yuste y en vista de los circunstanciados informes que recibió de las colonias, llegó a convencerse del peligro en que estaba de perder con el Perú el más bello florón de su corona.
Y en esta soledad el alma mía goza, sin envidiar cosa ninguna, de su quieta y feliz melancolía. IV ¿Qué fueron al gran Carlos sus hazañas en la celda de Yuste recogido?
y lloró con desconsuelo, pronunciando varias veces y con cierta amargura el nombre del hermano y del hijo en quienes había abdicado las dos soberanías más poderosas de la Tierra: el nombre de Fernando, emperador de Alemania, y el de Felipe, rey de las Españas. Tres veces volvió a visitar Francisco de Borja al monje de Yuste.
Fray Ambrosio alzó los brazos y la voz, su grave voz que parecía templada para las clásicas conventuales burlas: —El César Carlos V también se acordaba de su Imperio en el monasterio de Yuste.
Finalizó la temporada con 41 puntos, dos más que el Espanyol. Rafa Yuste continuó al frente del equipo, y reestructura la plantilla.