Xólotl

Xólotl

 
(m. 1232?) Caudillo de los chichimecas. Conquistó Texcoco, que se convertiría en la capital de los chichimecas.
Ejemplos ?
Y XÓLOTL, también en esta ocasión, la llevó a sus brazos, la depositó en un canasto y la crió con leche de cardo, como al primer niño.
Y temeroso de ser alcanzado, se fue llorando con gran dolor a esconderse de la persecución solar que se había emprendido. El sol y el viento lo perseguían por todos lados y el pobre XÓLOTL no encontraba dónde esconderse.
Tenían que vencer a los animales que habían osado erigirse en dioses adorados por los humanos, cuando la única gratitud y veneración debía ser para la sola energía creadora, TEOTL, IPALNEMOHUANI, aquél por lo cual existimos, manifestada en toda la naturaleza que rodea a la humanidad y dentro de la cual, los hombres somos un elemento, el dotado como el TEOTL, de la creatividad incesante, para contribuir a la evolución y perfeccionamiento del cosmos. Así que violentamente penetraron las fuerzas creadoras en la milpa con el fin de castigar el atrevimiento de XÓLOTL.
Este, angustiado, se estremeció de terror y en medio de su desesperación quiso transformarse en milpa, lo cual, exitosamente fue logrado. XÓLOTL se convirtió en una doble mata de maíz y vio cómo llegaban sus castigadores.
XÓLOTL le había prometido una divertida escena de malabarismo, pero en cuanto tuvo en sus manos el hueso, XÓLOTL se alargó y echó a correr.
Al ver esto, XÓLOTL se estiraba cada vez más para no ser alcanzado y como hijo del pedernal, lanzaba tantas chispas que en la tremenda negrura de aquellas regiones parecían cegadores rayos que impedían ver claramente al señor de las sombras.
Y con la muerte de XÓLOTL el quinto sol pudo caminar sin contratiempos ya, seguido de la luna, para vivir eternamente en la ciudad que ahora sí les pertenecía para siempre: TEOTIHUACAN, el lugar donde todo se vuelve energía creadora.
Y más ignoraba que QUETZALCOATL, como un gemelo precioso, lo acompañaba invisiblemente. XÓLOTL iba muy contento, pues pensaba que gracias a él, serían creados los nuevos hombres y que probablemente éstos lo adorarían con el tiempo y lo convertirían en un nahual apreciado, lo que le daría derecho a ser considerado igual a los creadores, sus abuelos.
Cuando estuvo frente al señor del MICTLAN, MICTLANTECUHTLI, con gran astucia le hizo bromas tan graciosas, que el siempre serio y adusto vigilante de las tinieblas, parecía reír. Y entre jugueteo y jugueteo, XÓLOTL logró que MICTLANTECUHTLI le proporcionara un gigantesco hueso.
Los perseguidores se sintieron derrotados por la dificultad que se les presentaba ahora. -¿Cómo capturar así a XÓLOTL? -Yo les ayudaré dijo el campesino que se había desanimalizado, y que ya había recuperado su conciencia humana y reflejaba en sus ojos una inteligencia y una astucia de sabio.
Luego tomaron el pedernal, lo frotaron con unas rocas y brotó un fuego tan agradable que los niños sonrieron de placer, pues aquellos lugares eran muy fríos y al sentir el calor despedido por el hogar, pareció que lo bendecían con sus alegres balbuceos. Desde entonces XÓLOTL los crió y los cuidó tal y como si hubieran sido sus hijos.
A su vez, los ahijados de XÓLOTL, transmitieron la adoración adecuada para el TECPATL de donde nacía siempre el fuego protector y al que le fueron llamando XIUTECUHTLI Aunque cuando despedía llamas amarillentas cambiaba su nombre a IXCOCAUHQUI, es decir, el de cara amarilla.