Venecia

Venecia (Venezia)

 
C. del NE de Italia, capital de la prov. homónima (2 460 km2 y 816 607 h) y de la región del Véneto, en la laguna de su nombre en el Adriático, edificada sobre diversos islotes unidos por una multiplicidad de puentes; 308 717 h. Tiene unos 150 canales para el tráfico y la arteria principal es el Gran Canal; dos largos puentes enlazan el núcleo urbano con la tierra firme. Activo comercio y moderno puerto (Puerto Marghera, en tierra firme). Centro industrial: cristal (Murano), siderometalurgia, cerámica, astilleros, química, refinado del petróleo, artes gráficas, etc. Centro turístico de primer orden, aunque la contaminación y las mareas altas la van degradando de tal manera que se teme por su futuro. Plaza y catedral de San Marcos (s. XI), Campanile, Piazzetta, Palacio Ducal, puentes de Rialto y de los Suspiros, numerosísimas iglesias y palacios, etc. Su magnífica situación, en el cruce de los caminos de Oriente y la Europa central, determinó el florecimiento en ella de una poderosa República de mercaderes que, en pugna con Génova, monopolizó el comercio marítimo del Mediterráneo oriental. Con el descubrimiento de América y la expansión turca, se inició su decadencia, que se acentuó al caer bajo el dominio de Austria, primero de 1797 a 1805 y otra vez en 1814. Pasó a formar parte del nuevo reino de Italia en 1866.
Traducciones

Venecia

Venedig

Venecia

Venice

Venecia

Venise

Venecia

Venezia, ve

Venecia

SFVenice
Ejemplos ?
En consecuencia, el II Congreso Internacional de Arquitectos y de Técnicos de Monumentos Históricos, reunido en Venecia del 25 al 31 de mayo de 1964, ha aprobado el siguiente texto: = La noción de monumento histórico comprende la creación arquitectónica aislada así como el conjunto urbano o rural que dá testimonio de una civilización particular, de una evolución significativa, o de un acontecimiento histórico.
Londres, Génova, el Cairo, Alejandría, Venecia… el mundo entero recorren sus pilotos cada día, y siempre afortunados en sus viajes, ni sufren de corsarios abordajes, ni fiero temporal les descarría.
Magnífico Edén compuesto con los mares y alamedas, los templos y los palacios de Sevilla y de Florencia. Del turbio Guadalquivir con las frondosas riberas, los pescadores de Nápoles, las lagunas de Venecia.
Si no se hubiera terminado esa obra, totalmente financiada por el Gobierno nacional, ejecutada por el municipio y controlada por el municipio de Vicente López, pero totalmente financiada por el Gobierno nacional, esos 250 millones de litros de agua posiblemente hubieran estado sobre el Barrio Saavedra, que no se hubiera llamado Saavedra, si no seguramente se hubiera llamado Venecia o tal vez Atlántida porque estaría sepultado por el agua.
Comprendemos, por tanto, que lo moderno, en los albores del siglo XXI, es muy diferente a lo moderno en el siglo XIV: Vivir a la manera libre de los mercantilistas de Florencia y Venecia, entre otros; donde el aliento de la burguesía incipiente, con su empuje liberador de feudos, diera otro sentido a la vida retomado de tradiciones herméticas, pitagóricas, neoplatónicas, etc.
Me arregló los cabellos y cuando estaba listo me ofreció un espejo de bolsillo de cristal de Venecia con filigranas de plata diciendo: – ¿Cómo te ves?, ¿me tomarás a tu servicio como mayordomo?
Ya deseo que se acabe este mes por salir della.” Pues, estando en esta afligida y hambrienta persecución un día, no se por cuál dicha o ventura, en el pobre poder de mi amo entro un real, con el cual el vino a casa tan ufano como si tuviera el tesoro de Venecia; y con gesto muy alegre y risueño me lo dio, diciendo: “Toma, Lázaro, que Dios ya va abriendo su mano.
El caso es que me encontraba – o creía encontrarme– en Venecia; aún no he podido aclarar lo que había de ilusión y de real en tan extraña aventura.
Los lugares de este sueño corresponden a diversas reminiscencias visuales de mis viajes a la costa adriática (Huraware, Duino, Venecia, Aquileja).
Hallándonos en Venecia, un año antes de este sueño, supimos que se hallaba anunciada la visita de la escuadra inglesa y se preparaban grandes festejos para recibirla.
¿Por qué se apiña en el reducido, puerco y opaco café del Príncipe, y el mal servido de Venecia, y ha dejado arruinarse el espacioso y magnífico de Santa Catalina, y anteriormente el lindo de Tívoli, acaso mejor situados?
Concluidos y armados éstos en Moporo empezó a costear las orillas de la laguna, en cuya vuelta gastó tres años de continuos debates con los saparas, quiriquires, atiles y toas, sin poder ganarles impunemente un palmo de tierra, hasta que reducidos a fuerza de armas pudo el capitán Pacheco en 1571 dar principio a la fundación de la ciudad de la nueva Zamora, en el mismo sitio en que se estableció Alfinger cuando le llamó Venezuela por la semejanza que halló con Venecia en el modo de fabricar los indios sus casas sobre estacas en medio del gran lago, que ha recibido de la ciudad el nombre de Maracaibo, así como le ha dado el de Venezuela a toda la provincia.