Ejemplos ?
Fué empleado sucesivamente en los estudios del doctor Cosme Becar, y del doctor Sabiniano Kier esposo de su hermana nuestra distinguida dama Valentina Costa de Kier, —después en la Contaduría de la Nación y en la Convención Constituyente, ascendiendo siempre en sus modestas posiciones y en el aprecio de sus amigos.
Adora el pobre Genaro a la hermosa Valentina: correspóndele ella fina, pero les cuesta bien caro. Porque entre ambos a dos media viejo y celoso un tutor, y al cabo vendrá su amor a concluir en tragedia.
eonardo Tomillo El Cura Hombre 1º Hombre 2º Aldeano 1º Aldeano 2º Aldeano 3º Inquisidor Oficial 1º Oficial 2º Oficial 3º Un Soldado La Bruja / Blanca Rosalía Magdalena Madre Superiora Inés Valentina Cándida Ana - Aldeanos y Aldeanas,Siete Jugadores Roncaleses, Siete Jugadores Vizcainos, Seis Esbirros, Oficiales, Educándas, Monjas Profesas, Arcabuceros, y Coro General - - La Acción Transcurre en el Valle del Roncal y Pamplona, Navarra, en los años finales del reinado de Carlos II "El Hechizado"- - Por derechas o izquierdas entiéndanse las del actor - Preludio Cocina de una casa de pueblo en Navarra.
GENARO: ¡Y yo cuánto corrí por encontrarte! VALENTINA: Yo no pensaba más que en tu desvío. GENARO: Y yo en nada pensé más que en salvarte.
Inés ¡Ay, qué valor! Ana ¿Y qué has visto? Todas ¿Qué has visto? Valentina Una joven muy linda y muy pálida, vestida de negro. Cándida ¿Y qué hacía?
En el avión hizo amistad con una rica etnóloga rusa que para su sorpresa se dirigía a esas regiones con la misma finalidad que Enrique: descubrir el secreto del amor perdido. Valentina, como se nombraba, había estudiado la ciencia de todos lo signos y sus irradiaciones de significados, la Semiótica, y había dedicado todos sus esfuerzos para aplicar tales conocimientos en un descubrimiento que sorprendería al mundo, pues decía, subrayando en ello, que el día que se descubriera la verdad del mensaje del arma del amor perdido terminarían las guerras y la humanidad ascendería para siempre a un ciclo de paz fraternal.
Y ellos a amarse constantes, y él a perseguirles fiero, nadie cederá primero, ni el tutor, ni los amantes. Mas pobre el mozo y altivo, rica Valentina y bella, y el tutor prendado de ella...
Y cuando más se imagina seguro en algún rincón, alcanza desde un balcón a Genaro en la otra esquina. Tal cariño, vive Dios, en Valentina le asombra: luego el mozo es una sombra siempre de ella y dél en pos.
Valentina Lloraba. Inés ¡Pobrecita! Valentina ¿Queréis verla? Cándida Yo no me atrevo. Ana Ni yo. Inés Además nos está prohibido acercarnos a esa celda.
(Las EDUCANDAS se estremecen.) Inés Estarían friendo tostadas para la madre Superiora. Valentina Pues yo, la verdad, no estoy tan asustada como vosotras, y hasta me he atrevido a mirar por el agujero de la cerradura.
mala esperanza concibo. Así adora el buen Genaro a la hermosa Valentina, mas el pagarle tan fina tal vez la cueste muy caro. Poseía no lejos de Sevilla el tutor una quinta retirada y alegre a maravilla, de olivos y naranjos rodeada, con un fresco jardín embellecida, con prolijo primor enriquecida y por Guadalquivir fecundizada.
Yo misma no me atrevo a penetrar en el recinto sin rociarme copiosamente de agua bendita.Tal vez por eso se me haya recrudecido el reuma. Vaya, pasad al refectorio, que ya es la hora de la colación. Valentina Vamos a comer las espinacas.