Vía Láctea


También se encuentra en: Sinónimos.

Vía Láctea

 
astron. Galaxia a la que pertenece el sistema solar. A simple vista aparece como una faja de luz blanca y difusa que atraviesa la esfera celeste. Es una galaxia espiral cuyo diámetro es de unos 100 000 años luz, con el centro situado en la región de Sagitario. El sistema solar está situado en su plano meridiano, a 30 000 años luz del centro. Se calcula que el número total de estrellas es aprox. de cien mil millones.
Traducciones

Vía Láctea

Via Làctia

Vía Láctea

Milky Way

Vía Láctea

Voie lactée

Vía Láctea

Via Lattea

Vía Láctea

Via Lactea

Vía Láctea

Galaxis, Milchstraße
Ejemplos ?
Y ante tanta desolación, corrió a su pequeño vehículo azuloso y desencantado, encendió los propulsores y partió rumbo a la Vía Láctea.
Y vibraba la mente, y vibraba el espíritu, y vibraba el cuerpo; Rosario María se entregaba a la grandeza humana para ser alguien que pudiera dar: dar una palabra, dar una sonrisa, dar el misterioso encanto de una sabiduría que descubriera en la oscuridad de la noche, la vibrátil devoción de la Vía láctea.
Ningún espectador podría olvidar nunca aquel espectáculo, y Ammi se quedó mirando estúpidamente el camino que habla seguido el color hasta mezclarse con las estrellas de la Vía Láctea.
Habría andado interminables tierras, guiándose por el chorro de estrellas de la Vía Láctea, y visto caer a su lado a infinitos compañeros de peregrinación, rendidos al hambre, a la sed, al agotamiento de fuerzas, al fuego del sol devorante.
Luego, TEZCATLIPOCA se echó a volar perseguido por QUETZALCOATL y en su vuelo fueron desplegando centenares de estrellas que se convirtieron en la Vía Láctea, ese camino nebuloso que vemos en las noches claras por la esfera azul del cielo, es decir, en la lengua que hablaban nuestros antiguos abuelos toltecas: MIXCOATL, serpiente de nubes.
El Infinito derrumba su interrogación huraña, y se suicida, en la extraña vía láctea, el meteoro, como un carbunclo de oro en una tela de araña.
–Lanzarote vencedor de la inconsciencia– El cosmos se acrecienta ante mi vuelo y ebrio de estrellas y luz, cegado de amores laborales, me entretejo en la Vía Láctea, lejos de ironías harpías, distante de pequeños terrenales, a salvo de reptiles envidiosos.
Yo he tenido ojos azules, azules como el cielo, como el agua clara, como esas noches que dejan ver la vía láctea, azules como el borde de las conchas que crecen en la desembocadura de los grandes ríos.
Sólo QUETZALCOATL, el de los plumajes preciosos de la inteligencia creadora y el viento, la Vía Láctea, el amor y sus placeres y el TEOTL omnipotente, nuestro señor sin cuerpo concreto, XIPETOTEC, desnudo de piel, sin forma, invisible, despojado de apariencia, miraban ansiosos hacía el oriente.
Las estrellas vertían su luz escasa, y sobre el cielo profundo nuestros ojos contemplaban como una bruma ligera, la brillante vía láctea, ......suspiró.
En el cielo, miles de estrellas parecerían hacerle alegres guiños a la Tierra. La Vía Láctea se distinguiría muy bien, como si, con motivo de la fiesta, la hubieran lavado y frotado con nieve...
XIII Este navegar se me dilata entre energías anárquicas… pero un riel que se aferra a la Vía Láctea lo lleva hasta mundos platinados, sutiles planetas encubiertos por nieblas patrañeras de otras eras enmagadas en la inercia de la mente presa, de la mano tersa, de la marcha aislada, y me fluye impidiendo que aparezcan los pretéritos gastados en la risa oligarca y pendenciera de sentirse el único entronado bajo el miedo, sobre el hambre...