Una jarra de agua


Búsquedas relacionadas con Una jarra de agua: azucar, licuadora
Traducciones
Una jarra de agua   
Ejemplos ?
Agrega un poco de música de fondo y una jarra de agua, y el trabajo puede empezar: Hace a sus pinceles bailar como un hechicero y aplica antídotos cromáticos, carisma y sensibilidad a la monotonía gris de la vida cotidiana de la gran ciudad.
Irvine le echó una toalla a Häkkinen, y después su bebida, a lo que Häkkinen respondió persiguiéndole con una jarra de agua y se fueron dejando a Michael Schumacher solo ante los micrófonos.
Recintos donde se toman los cafés y los aperitivos con mayor celeridad que en los antiguos cafés donde era posible estar una hora con un café y una jarra de agua.
Los encargados de llevar a cabo la pena dejaron una cavidad en el muro y la chica fue dejada en él con un trozo de pan y una jarra de agua.
Junto con estos tres elementos se servía una jarra de agua fría utilizada para rebajar la mezcla de absenta desde 1/3 (un tercio) hasta 1/5 (la quinta parte), y esto se hacía vertiendo el agua lentamente a través del azúcar.
El primer escenario es un restaurante donde ella es despedida como mesera luego de que vaciase una jarra de agua entera sobre un cliente con Murs y su jefe como espectadores.
Ahora a solas, Luisa sigue rezando. Rodolfo entra sin ser visto y vierte veneno en una jarra de agua sobre la mesa. Entonces le pregunta a Luisa si realmente escribió la carta en la que declara su amor por Wurm.
Tras la contienda surge un fenómeno nuevo en las ciudades: las cafeterías, recintos donde se toman los cafés y los aperitivos con mayor celeridad que en los antiguos cafés, en los que era posible estar una hora con un café y una jarra de agua.
La esposa de Simbad cae enferma y muere, eso deja a Simbad atrapado dentro de una caverna en una tumba comunal con una jarra de agua y siete piezas de pan.
Finalmente también acabó conociendo el miedo cuando su mujer, con objeto de darle lo que tanto tiempo llevaba buscando, derramó sobre él una jarra de agua fría mientras dormía.
El escriba egipcio solía proceder de la clase baja, pero era inteligente y educado. Sus útiles eran una paleta con huecos para tintas de diferentes colores, una jarra de agua y un cálamo de papiro con su estuche.
James fue cuidadosamente a buscar una jarra de agua para tragárselas y mientras pasaba por un viejo melocotonero que nunca dio frutos, se le enredaron las piernas y se cayó.