Tratado de Barcelona

Barcelona, Tratado de

 
Tratado firmado por Fernando el Católico y Carlos VIII de Francia en 1493. En él se acordó la devolución de los condados del Rosellón y la Cerdaña a la Corona de Aragón.
Ejemplos ?
Mediante el tratado de Barcelona (1309) se acordó una alianza entre el rey Jaime II de Aragón y Abu-r-Rabino Sulayman ibn Yússuf, el sultán mariní mediante el cual el segundo contrataba los servicios de una flota y ejército de mercenarios cristianos aragoneses para la conquista de Ceuta, en poder del emir Nasr ibn Muhammad de Granada.
El rey francés ya había neutralizado sus vecinos con respectivas paces con los ingleses (Tratado de Étaples), aragoneses (Tratado de Barcelona), y borgoñones (Tratado de Senlis).
Por aquellas fechas el rey francés se entrevistó con el embajador español Antonio de Fonseca, quien le mostró una de las cláusulas del Tratado de Barcelona que le prohibía atacar los feudos del Papa y le instó a abrir negociaciones diplomáticas con Fernando el Católico.
En la primeras Cortes catalanas reunidas por Fernando el Católico, se gestionó la recuperación de dichos condados y se alcanzó en el tratado de Barcelona (1493), cuando Carlos VIII de Francia devolvió los condados a cambio de la neutralidad de la corona de Aragón en sus guerras con Italia contra los otomanos.A pesar de todo, el acuerdo quedó roto dos años después, por lo que continuaron los enfrentamientos con Francia y con un bandolerismo generalizado durante los siglos XVI y XVII.
En 1462, mediante el tratado de Bayona, Juan II de Aragón los había ofrecido al rey Luis XI de Francia a cambio de su ayuda militar y económica en la guerra civil catalana (1462–1472), en la que la Generalidad y el Consejo de Ciento se habían alzado contra la dominación aragonesa intentando hacerse con el control político de Cataluña; acabada ésta con el retorno de Cataluña a la obediencia de los aragoneses, éstos intentaron recuperar ambos condados por la vía militar entre 1473 y 1477, produciéndose nuevos enfrentamientos armados con los franceses; en 1493 Carlos VIII de Francia los había restituido a Fernando el Católico mediante el tratado de Barcelona a cambio de la neutralidad de España en la Primera Guerra de Italia (1494-1498)...
En la segunda mitad de 1492 dirigió las negociaciones diplomáticas con Francia por la devolución a Aragón de los condados de Rosellón y Cerdaña, que culimaron con la firma del Tratado de Barcelona de enero de 1493.
La paz ahora era buscada por ambos bandos, Carlos V, con problemas financieros, la extensión de la Reforma en Alemania y la amenaza turca sobre Hungría y Austria, pactó el 29 junio de 1529 el tratado de Barcelona sacando al papa de la liga de Cognac, comprometiendo la restauración de Sforza en Milán y Médici en Florencia, restitución de Rávena, Cervia, Módena y Reggio al Papa, así como la investidura del reino de Napóles y la coronación imperial de Carlos.
La dominación francesa finalizó con el Tratado de Barcelona (1493) en la que Carlos VIII de Francia aceptó restituir los condados a Fernando el Católico.
El tratado de Barcelona fue un acuerdo firmado entre el Papa Clemente VII y el Emperador Carlos I el 29 de junio de 1529. Fue una consecuencia directa de la victoria de Carlos I sobre Francisco I en la batalla de Landriano, durante la Guerra de la Liga de Cognac (una de las llamadas Guerras de Italia), que puso un final a las ambiciones de Francisco I por el dominio del norte de Italia.
La reconciliación formal y pública entre Clemente VII y el Emperador se llevó a cabo en el documento final firmado entre el papado y Carlos en este Tratado de Barcelona del 29 de junio de 1529.
Mediante el tratado de Barcelona el emperador reconoció el poder de los Sforza en Milán...
La importancia del Tratado de Barcelona radica en el hecho de que dejó a Francisco I sin dos de sus principales aliados en la Liga de Cognac, preparando pues el terreno para la Paz de Cambrai que se firmó al cabo de un mes, el 5 de agosto de 1529.