Tablas Alfonsinas

Tablas Alfonsinas

 
astron. Tablas astronómicas redactadas por orden de Alfonso X el Sabio, con el propósito de corregir las de Tolomeo y las del astrónomo árabe Albategnio o Al-battaní (854-929). Se publicaron en 1252 y su redacción corrió a cargo de astrónomos cristianos, judíos y árabes reunidos en Toledo.
Ejemplos ?
Jacobo I de Inglaterra y aun Henrique VIII, escribieron tambien. En España es menester subir hasta Alfonso X, y todavía es dudoso que pusiese su mano en la Tablas alfonsinas.
contribuciones islámicas a la Europa medieval Robert de Ketton Las Siete Partidas Tablas alfonsinas Tablas de Pedro el Ceremonioso, Fernando.
En noviembre de 1457, la Facultad de Arte de la Universidad de Viena le eligió para colaborar con los trabajos de su antiguo profesor Peuerbach. En esta temporada Peuerbach le enseñó las múltiples imprecisiones de las Tablas alfonsinas.
Como resultado, una de las principales dificultades de esta teoría de epiciclos en epiciclos es que los historiadores que han examinado los libros sobre astronomía ptolemaica de la Edad Media y del Renacimiento, no han encontrado absolutamente ningún rastro de que múltiples epiciclos hayan sido utilizados para cada planeta. Las Tablas alfonsinas, por ejemplo, se calcularon aparentemente utilizando los métodos originales de Ptolomeo sin adornos.
El número más alto aparece en la Encyclopaedia Britannica sobre astronomía durante la década de 1960, en un debate sobre el interés del rey Alfonso X de Castilla en la astronomía en el siglo XIII (a Alfonso se le atribuye el encargo de las Tablas alfonsinas.) Esto se identifica como el número más alto en Owen Gingerich, Alfonso X.
Presta fundamental atención a las ciencias cosmológicas, pero también se ocupa del ajedrez, la historia, la religión y manda que se traduzca al castellano, no al latín, buscando cultivar al pueblo llano. En el campo concreto de la astronomía, sus tablas alfonsinas perviven en Europa hasta el siglo XVII.
Se publicaron varias tablas basadas en las tablas alfonsinas con posterioridad a las tablas pruténicas. Sin embargo, las afirmaciones heliocéntricas no fueron mayoritariamente aceptadas con facilidad por su rupturismo con la astronomía preexistente.
Así, con el tiempo las tablas pruténicas reemplazaron a las tablas alfonsinas en manos de astrónomos y astrólogos tras 300 años de preeminencia de estas.
Con estas tablas, Reinhold pretendia reemplazar las tablas alfonsinas; de forma que las artículó para que los astrónomos familiarizados con los antiguos almanaques pudieran operar de forma análoga.