Tánger

Tánger (Tanjah)

 
C. del N de Marruecos, cap. de la prov. homónima (1 195 km2 y 509 000 h), en el extremo SO del estrecho de Gibraltar, junto al Atlántico; 185 800 h. Puerto de gran importancia estratégica y comercial. Ind. alimentaria, electrotécnica y textil. Consta de un barrio oriental y de un sector moderno y europeo. Aeropuerto internacional. Zona franca. Fue beréber, mauritana y romana. España, Francia y Gran Bretaña firmaron (1923) el estatuto que la declaró c. internacional. En 1956 se incorporó a Marruecos.
Traducciones

Tánger

Tangier

Tánger

SMTangier(s)
Ejemplos ?
Aunque su carrera de bailarina había comen zado en los tugurios de Tánger, que están arrima, dos a las murallas de la época de la dominación portuguesa, su sensibilidad dolida la había convertido en una danzarina que hacía aullar a las masas cuando se presentaba en los tabladillos.
-Estar bandido -repitió Muley-. Bandido malo. Llevarle nosotros a Tánger, y allí justicia... -No, no -repetí-. Le perdono, pero le fotografiaré.
Segundo, en el verano de 1940, España se apoderó de Tánger en violación del estatuto internacional, y, debido a que España mantenía un importante ejército en el Marruecos español, gran cantidad de tropas aliadas quedó inmovilizada en el África del Norte; :(c) Pruebas incontrovertibles demuestran que Franco fue, con Hitler y Mussolini, parte culpable en la conspiración de guerra contra aquellos países que finalmente en el transcurso de la guerra mundial formaron el conjunto de las Naciones Unidas.
Se entabló una discusión en torno de Boris Karloff y de la inverosimilitud del asunto del film, y a ese propósito yo recordé una terrible historia que me enganchó en Tánger a un drama oscuro y les sostuve a mis amigos que el argumento de La momia podía ser posible, y sin más, achacándosela a otro, les conté mi aventura, porque yo no podía, personalmente, enorgullecerme de haber asesinado a tiros a Nassin el Mago.
Y volvió a preguntarse si se quedaría en Tánger o marcharía a Casablanca o Fez, porque por el momento los señorones del Bit¡ el-Mal no parecía que tuvieran intención de ocuparle.
"Cuando el fotógrafo llegó al puesto de donde salían los autobuses de Ceuta para Tánger, hacía cinco minutos que había partido el último coche.
Azerbaijan y Mahomet eran nativos de Tánger, pero el azar de los negocios los había arrastrado hasta Colombo, donde, siguiendo el ejemplo de la comunidad musulmana, se dedicaron a combinar el ejercicio de la usura con la explotación de campos de arroz y fumaderos de opio.
El que no se encogió de hombros fue el anciano Faraj el Bint Abdalla. En Tánger no se hacía otra cosa que murmurar el enamoramiento de su hijo Dais con esta extranjera fantasiosa.
No había sido suficiente abandonar El Havre. La absurda novela del envenenamiento de su mujer le había seguido hasta Tánger. Inútil que le absolvieran de la disparatada acusación.
Y tras esto, quizá por esa ceguera que ha producido el fracaso inicial de ver a la escuadra española cortar todo posible envío de fuerzas a la Península, también hay que lamentar que se hayan producido incidentes verdaderamente peligrosos para el prestigio de España -para el prestigio de España, que es un patrimonio común- a las puertas mismas de Tánger y hasta en la misma dársena de la plaza inglesa de Gibraltar.
Nassin notó mi turbación, la parálisis de mi corazón, la palidez de mi rostro, y aprovechando aquel shock nervioso apoyó dulcemente sus manos sobre mis manos y teniéndome así, como si yo fuera una tierna muchacha y no un robusto socio del Tánger Tenis Club, me dijo: -¿No vendréis esta noche a tomar té conmigo?
El lance fue serio... Contaba yo veintiséis años -empezó a referir el ministro residente- cuando fui de secretario de Embajada a Tánger.