Su Señoría

Traducciones

Su Señoría

Your/His/Her Honor
Ejemplos ?
En este día entraron en su cabildo e ayuntamiento según que han de vso e de costumbre el muy magnifico señor cabildo e rregimyento de esta dicha çiudad es a saber el muy magnifico señor capitán Pedro de Puelles Tenyente de Gouernador e Capitán General en esta Çiudad e Prouinçias e los muy magníficos señores capitán Diego de Horbina e Rrodrigo de Salazar, Alcaldes Ordinarios en ella por su Magestad, e Xrispoual de Games e Capitán Rrodrigo de Orellana e Capitán Diego de Obando e Alonzo de Xerez e Antonio de Fygueroa, rregidores, para platicar e consultar las cosas conbinyentes al seruiçio de Dios nuestro señor e de Su Magestad e de Su Señoría e bien de estas prouinçias.
Y en este dicho cabildo paresçio en él Pedro Garçon vezino de la çiudad de Santiago e dixo que venía a dar rrelaçion a los dichos señores de çierto caso acaecido en la dicha ciudad e costa de Puerto Viejo, la qual en la manera siguiente: Dijo que el martes de la Semana Santa de Cuaresma de este año, estando en la çiudad de Santiago, Manuel de Estaçio por Tenyente de Gobernador por Su Señoría...
Y, habiéndose visto se acordó lo siguiente: Y todos juntos “invoce, nemine discrepante”, atendiendo a la utilidad que será al bien público, el que se mude la ciudad, con los motivos representados en los memoriales presentados por los vecinos, acordaron y dijeron: Que se dé poder a Don Alonso de Mestanza y a las más personas que convenga para que puedan pedir sobre ello en la Real Audiencia de Quito o Gobierno Superior, o en el Real y Supremo Consejo de las Indias, todo aquello que conduzga / conduzca a la mudanza de dicha ciudad y fortificación de ella, para que se apliquen los medios destinados por su Señoría el Señor Presidente de Quito y los más que convengan...
El excelentísimo señor, conde de Lemos, virrey del Perú, que era un gallego con cabeza de cocobolo, desaprobó el procedimiento de su señoría el Gobernador y le ordenó que, en el término de la distancia, se presentase en Lima á dar cuenta de sus actos, entregando el gobierno de la villa á don Diego de Ulloa, del hábito de Santiago, y tan gallego como su excelencia.
El caso es que su señoría el Arcediano, aunque nacido en España y de padres españoles, era bastante trigueño, como si en sus venas circularan muchos glóbulos de sangre morisca.
pues toma lluvia de cuernos. Y sin, más llovieron cornamentas sobre su señoría, forzándolo á refugiarse en el salón para no ser descalabrado.
En este caso, autorizado por mi partido, rompo definitivamente el pareo. El señor Videla.- ¡Falta a un compromiso de honor Su Señoría, votando por su conveniencia!
Cuando en la Cámara de Diputados de Chile se discutía el mismo instrumento internacional que allí – como se sabe – resultó aprobado para, según me parece – no llegar a aplicarse, el Diputado de la mayoría, señor Juliet, en la sesión del jueves 19 de junio, dirigiéndose al Diputado señor Martones, contrario a la aprobación, que le había interrumpido, le expresó textualmente: “Debo decirle a su señoría que Estados Unidos ha ofrecido esta ayuda militar hasta hoy, a seis países”.
Los jueces del Honorable señor Neruda, en este caso, no están en esta sala; están en el edificio de enfrente, en los Tribunales de Justicia. Allí es donde Su Señoría tiene que hacer su defensa.
Y, hablando con el respecto / respeto y veneración debida se ha de servir Vuestra Merced de hacer(lo) en la ejecución de derribar dichas casas en que domos / somos tan dadnificados / damnificados sin primero informar a Su Señoría de los daños y perjuicio que se nos sigue en que demolamos dichas nuestras casas y que se hagan de nuevo dentro de la circunvalación de lo que se fortificare.
Dijo que, atento a que no han llegado los medios y materiales que Su Señoría el Señor Presidente y Señores de la Real Audiencia de la Ciudad de San Francisco del Quito tienen destinados para las fortificaciones que se han de hacer en esta Ciudad en ejecución de su Orden...
Petición.- Y en este Cabildo propuesto el Procurador General que se le cometió el tomar cuentas al Procurador General y que por no estar Diego de Mestanza, ausente, y el susodicho no haberlas tomado a su antecesor, no ha podido hallar claridad para hacer lo que se le mandó, y que así Su Señoría haga lo que convenga, asegurando los dichos Propios.