Ejemplos ?
El Personal Administrativo quedó integrado por las señoritas Sonia Orellana y Carmita Orellana Peña, Secretaria ¡y Colectora, respectivamente; y por el señor Kléber Aguilar, Conserje.
Señorías, para nosotros tienen nombre y rostro (Javi, Pilar, Daniel, Eva Belén, Susana, Emilian, Carlos, Oscar, Rodrigo, Rodolfo, José Luis, Sonia, Abel...) y cada uno de ellos es imprescindible e irrepetible, pertenecen a nuestras vidas, a la de sus familias, sus amigos, sus compañeros de trabajo, de clase, eran vecinos...
Kenny Anthony Ministro de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Aviación Civil --A.G. Petrus Compton Embajador ante las Naciones Unidas --Julian Hunte Embajadora ante los Estados Unidos y la OEA --Sonia M.
ELENA ANDREEVNA, su mujer, veintisiete años. SOFÍA ALEXANDROVNA (SONIA), su hija de un primer matrimonio. MARÍA VASILIEVNA VOINITZKAIA, viuda de un consejero secreto y madre de la primera mujer del profesor.
(Salen ELENA ANDREEVNA, SEREBRIAKOV y SONIA. TELEGUIN se acerca a la mesa y se sienta al lado de MARINA.) VOINITZKII. -¡Con el calor que hace y este aire sofocante, nuestro gran sabio lleva abrigo, chanclos, paraguas y guantes!
Yoya Madero Aguilar, Sr. Héctor A. Toro B. (Rector), Srta. Sonia Orellana O., Sr. Arturo Aguilera Salazar (Vicerrector), Sr. Alejandro Ore-llana, Sr.
suena, teléfono Yo no sé por qué tanta insistencia la de Ignacio en que le diera mi número telefónico. Sonia y Beatriz se quedaron admiradas al darse cuenta que el muchacho más guapo y atlético de la Facultad de Medicina me hubiera pedido tal información.
Me sentí un algo apenada porque como todos se burlan de él, yo no supe cómo reaccionar delante de las muchachas. -Te está viendo el bobo.- me dijo Sonia entre sonrisas burlonas.
¡Mi rabia, mi enojo por haber malgastado el tiempo de modo tan necio, cuando podía haber tenido todo cuanto ahora la vejez rehúsa, me hace pasar las noches en vela! SONIA.
Mario Vargas Aguiar, Secretario.- Sen. Cristóbal Arias Solís, Secretario.- Sen. Sonia Alcántara Magos.- Sen. Pedro de León Sánchez.- Sen.
(TELEGUIN afina la guitarra, MARINA da vueltas ante la casa, llamando a las gallinas.) MARINA. -¡Pitas, pitas, pitas! SONIA. -¡Amita!
Su juventud pasó, su belleza -sujeta a las leyes de la Naturaleza- acabó marchitándose, y el hombre a quien quería falleció... ¿Qué le ha quedado? = Entran SONIA y ELENA ANDREEVNA. Un poco después, y con un libro entre las manos, MARÍA VASILIEVNA.