Sirmio

Sirmio (Sirmium)

 
Antigua c. de la Panonia, colonia romana bajo el emperador Vespasiano, la actual c. serbia de Sremska Mitrovica.
Ejemplos ?
Su obra abarca casi cincuenta años de dedicación a la poesía, que dieron como fruto poco más de un centenar de poemas: ciento nueve poemas seguros más uno atribuido recoge Pérez Magallón en su edición de las Poesías completas (Barcelona: Sirmio, 1995) de Leandro.
Amante de las artes y la cultura, y discreto agitador cultural, Miguel Sáenz ha colaborado como lector de alguna editorial (Alfaguara, entre otras, donde Jaime Salinas le empujó hacia su especialización germánica) y ha sido impulsor personal de pequeñas editoriales (Sirmio, por ejemplo).
Valente y su hermano Flavio Valentiniano (Valentiniano I) nacieron 72 kilómetros al este de Sirmio, en la ciudad de Cibalae en 328 y 321, respectivamente.
En el 441 estalló la guerra abierta, Atila tomó las ciudades de Sirmio, Margus, Naissus y Filipópolis; lo que terminó, en el 449 con un incremento en el pago de los subsidios, y la evacuación romana de los territorios situados a la ribera del Danubio.
Su obra más conocida es la breve novela Helena o el mar del verano (primera edición: Ínsula, 1952; reeditada luego por Ediciones Arión, 1958; Seix Barral, 1974; Sirmio, 1987; Planeta, 1996; y El Acantilado, 2000, con numerosas reimpresiones posteriores), "un libro lleno de gracia y de frescura", según escribió José Luis Cano.
La Batalla de Sirmio o Batalla de Zemun (en húngaro: zimonyi csata) se libró el 08 de julio 1167 entre el Imperio Bizantino (también conocido como Imperio Romano de Oriente), y el Reino de Hungría.
La caballería o la imagen cortesana del mundo (Génova, Istituto de Medievistica, 1984) La mujer que mira (Quaderns Crema, 1986; Sirmio, 1987); Boucicaut, gobernador de Génova.
—: El regreso de Casanova, El Acantilado, 2000. —: La señorita Else, Barcelona, Sirmio, 1991. —: Relato soñado, Barcelona, Sirmio, 1993; El Acantilado, 2012.
y en 2011 (Barcelona, Galaxia Gutenberg; Real Academia Española).2, primavera de 2005. Deyermond, Alan, El «Cantar de mio Cid» y la épica medieval española, Barcelona, Sirmio, 1987.
En 355 Valente y Ursacio consiguieron que se exiliara a los confesores occidentales, Eusebio de Vercelli, Lucifer de Cagliari, Liberio e Hilario de Poitiers. En 357 lanzaron un segundo credo de Sirmio, o «fórmula del Hosius», en la que homoousios y homoiousios se rechazaron las dos.
Pero todos estos blasfeman del Espíritu Santo, y no cuentan con él en Dios con el Padre y el Hijo.» El 22 de mayo (Hilary, "Fragment. xv") de 359, en Sirmio, se diseñó una confesión de fe, ridiculizada con el nombre de «credo anticuado».
Poco después de este evento Diocleciano terminó su viaje por oriente y volvió al oeste, llegando a Emesa el 10 de mayo de 290, y a Sirmio, en el Danubio, el 1 de julio.