Siracusa

Siracusa

 
C. del S de Italia, en el SE de Sicilia, cap. de la provincia homónima (2 109 km2 y 397 604 h), puerto en el Mediterráneo; 126 136 h. Centro comercial y turístico. Fundada por colonos corintios hacia el 734 a C. Con Empédocles y Gorgias el pensamiento siciliano influyó a todo el mundo griego. Fue dominada por cartagineses, romanos, vándalos, godos, bizantinos, árabes, normandos y los reyes de Sicilia. Restos arqueológicos.
Traducciones

Siracusa

Syracuse

Siracusa

SR

Siracusa

SFSyracuse
Ejemplos ?
1941) Conmemoración del DENIP (Día Escolar de la No Violencia y la Paz) en los países con calendarios escolares propios del Hemisferio Sur. Beato Joaquín de Fiore. San Juan Clímaco. San Zósimo de Siracusa, obispo. 29 de marzo. 31 de marzo.
Santa Amaia San Columba de Iona (521-597) San Efrén de Siria (306-373), poeta persa San Diómedes de Nicea San Primo y san Feliciano, hermanos mártires San Maximiano de Siracusa San Ricardo de Andria (f.
C., según el historiador griego Antíoco de Siracusa, a la parte meridional de la actual región italiana de Calabria ―el antiguo Brucios―, habitada por los Italos (actualmente esta zona comprende la provincia de Reggio y parte de las provincias de Vibo Valentia y de Catanzaro).
Viajó a Siracusa, en Sicilia, invitado por el tirano Hiéron, para el que produjo Las mujeres de Etna en honor a la nueva ciudad de Etna que éste había fundado, y puso, de nuevo, en escena, Los persas.
La localidad de Canastota, Nueva York, (que está como a 15 millas al este de Siracusa) honraron al pasado campeón del mundo en peso wélter/peso mediano, Carmen Basillo y a su sobrino, pasado campeón mundial del peso welter Billy Backus.
C.) Aunque el oikistes provenía de Atenas, los colonos (a los que había conseguido convencer de la oportunidad de asentarse en un territorio al que había llegado por accidente en una expedición anterior) procedían mayoritariamente de Calcis, además de algunos de la isla de Naxos, lo que dio nombre a la nueva ciudad. Arquias de Corinto, fundador de Siracusa, poco tiempo después de la fundación de Naxos.
Los mamertinos, un grupo de mercenarios italianos de Campania, fueron contratados por Agatocles de Siracusa como guardia de élite mercenaria.
¿Y Grecia, esa de la puerta baja con un muro a cada lado, con la historia de antes en uno, antes de que los romanos la vencieran cuando fue viciosa, y la vida del trabajo de hoy, en antigüedades, en mármoles rojos, en sedas finas, en vinos olorosos, desde que resucitó con la vuelta a la libertad, y tiene ciudades como Pireo, Siracusa, Corfú y Patras, que valen ya por lo trabajadoras tanto como las cuatro famosas de la Grecia vieja: Atenas, Esparta, Tebas y Corinto?
en la cruz va a expirar.» Lo espolea una angustia que lo acusa, el dolor de la conmoción lo hostiga, pasan los rayos del celeste auriga entre las almenas de Siracusa cuando el fiel Filóstratos se le cruza, de su hogar el custodio leal y honesto, que ante su amo muestra espantado gesto.
Saltó de la cama con una agilidad animal de mono o de gato y se abalanzó sobre mi herida que empezó a chupar con una voluptuosidad indescriprible. Tragaba la sangre a pequeños sorbitos, lentamente, con afectación, como un gourmet que saborea un vino de Jerez o de Siracusa.
Transcurridos tres meses nos hicimos a la mar en una nave alejandrina que había invernado en la isla y llevaba por enseña los Dióscuros. 12. Arribamos a Siracusa y permanecimos allí tres días. 13.
Si se dijese a uno al partir para Siracusa: «Voy primeramente a darte a conocer todas las incomodidades y satisfacciones de tu próximo viaje; después embárcate.