Sierra Maestra

Maestra, Sierra

 
Cadena montañosa del SE de Cuba; se extiende desde el cabo Cruz hasta la depresión de Guantánamo (pico Turquino, 2 005 m); 250 km de longitud.
Ejemplos ?
Les advierto que en la Sierra Maestra, en las épocas más duras de la campaña, personalmente me sentí allí más feliz que en las ciudades.
Yo estaba en la Sierra Maestra y a veces allí no llegaban periódicos; además, los periódicos no publicaban nada porque había censura.
Porque no se quiere agarrar el toro por los cuernos. Nosotros acabamos de venir de la Sierra Maestra. Hemos iniciado la reforma agraria.
En Santiago de Cuba y en la Sierra Maestra, tendrá la Revolución sus dos mejores fortalezas (APLAUSOS). Pero hay, además, otras...
utor: Compatriotas de Guantánamo: Este acto de Guantánamo, por su extraordinaria magnitud, me recuerda el mitin del millón en la capital de la república. He llegado aquí como cuando subíamos los picos más altos de la Sierra Maestra.
Nosotros, que no hemos llegado al poder mediante la política sino mediante una revolución victoriosa, lo primero que hemos hecho es volver al pueblo. Tardé un mes en regresar a la Sierra Maestra, y me parece que fue mucho.
Quise hacer un recorrido por todo el continente haciendo campañas en favor de la Revolución Cubana, y tuve que limitarme a ir a Venezuela solamente porque se me reclamó de inmediato que no saliera del país; hubiera deseado estar en la Sierra Maestra varias semanas y no he podido porque se me reclama que esté aquí en La Habana.
Yo tenía una extraordinaria necesidad de volver a Oriente, de volver a la Sierra Maestra, porque allí fue donde se gestó la Revolución, allí fue donde se inspiró el pueblo, allí fue donde se despertó la fe a la nación entera.
Mi única falta de alguna gravedad es no haber confiado más en ti desde los primeros momentos de la Sierra Maestra y no haber comprendido con suficiente celeridad tus cualidades de conductor y de revolucionario.
Para nadie era un secreto que si la dictadura lograba derrotar el baluarte rebelde de la Sierra Maestra y aplastar el movimiento clandestino, libre ya del peligro revolucionario, no quedaban las más remotas posibilidades de unos comicios honrados en medio de la amargura y el escepticismo general.
Entonces podremos decir: “Aquí ahora hay grandes playas, grandes hoteles en las playas, grandes paseos; en la Sierra Maestra tenemos carreteras para que paseen por allí los turistas” —que son otra clase de turistas y no los turistas jugadores (APLAUSOS)—, pero desgraciadamente no hay, como en México, centros turísticos preparados para el turismo.
urante los inicios de la Revolución Cubana, estando acampados en la Cordillera de Sierra Maestra, Fidel Castro, Felipe Pazos y Raúl Chibás firmaron el llamado Manifiesto de Sierra Maestra, en donde exponían los ideales revolucionarios que querían hacer llegar al pueblo cubano.