Septimania


Búsquedas relacionadas con Septimania: septicemia

Septimania

 
Nombre dado por los romanos al territorio de Béziers, por haberse establecido en esta c. una colonia de veteranos de la Séptima Legión.
Ejemplos ?
En dichas diócesis ya estaban establecidos los galorromanos, los visigodos y los burgundios: los galorromanos fueron sometidos tras la batalla de Soissons, los visigodos fueron expulsados de Aquitania pero no de Septimania, y los burgundios perdieron su Reino, los bretones continuaron establecidos en Armórica.
En el año 631 Sisenando, gobernador de la provincia de la Narbonense (la Septimania en el sur de la actual Francia), lugar de concentración de tropas por su frontera con los francos, organizó una rebelión que, con el apoyo extranjero de Dagoberto de Neustria, se fue extendiendo con sucesivas deserciones, incluida la de Geila, hermano del rey.
Tolosa pasa a manos de los francos, pero los godos dominan Narbona y la Septimania: esta región fue la última parte de la Galia en donde todavía los godos dominaron y durante muchos años fue conocida como Gotia.
Poco tiempo más tarde, manteniendo el mismo deseo de emparentar con los francos, Recaredo envió una nueva delegación de embajadores para desposar a Clodosinda, hija de Sigeberto I, rey de Austrasia, y Brunegilda, pero por razones que se desconocen las negociaciones fracasaron. Cuando su padre Leovigildo murió, Recaredo se encontraba en Septimania.
La leyenda lo hace hijo del conde Wifredo de Ria, caballero de la villa homónima, situada cerca de Prades en el condado de Conflent, uno de los condados de la Septimania bajo soberanía franca, y vengador del asesinato de su padre por el conde Salomón, al cual Wifredo el Velloso supuestamente dio muerte.
Tras la muerte de Sunifredo I (848), probablemente causada por Guillermo, hijo de Bernardo de Septimania, el condado de Urgel fue gobernado por el conde Salomón (848–870), un personaje desconocido ya que no existe documentación alguna que aporte datos sobre su procedencia.
Los visigodos se ven obligados a refugiarse en Hispania y a abandonar todas sus posesiones en la Galia a los francos, salvo una parte de la franja costera de la Septimania.
Algunos ejemplos en los cuales todavía se ve que proceden de acuerdo se refieren a asuntos espaciados y sin importancia real. Amalarico heredó el reino visigodo en Hispania y en Septimania.
Bernardo fue acusado de infidelidad y destituido de todas sus posesiones en Septimania y Gothia que fueron entregadas a Berenguer de Tolosa.
Para sustituirle en la corte llamó a Bernardo de Septimania, con el título de camerarius, teniendo la custodia del niño Carlos (luego Carlos el Calvo).
Durante los turbulentos años que siguieron al hundimiento del poder visigodo en Hispania y Septimania, la invasión musulmana y posterior toma por los reyes francos (principios del siglo VIII), los vizcondes de Nimes construyeron su palacio-fortaleza dentro del anfiteatro.
En 462 cayó en poder de los visigodos, los cuales la conservaron tras la derrota de Vouillé y la destrucción del reino de Tolosa, formando parte de la Septimania visigoda.