Sella

Sella

 
Río del N de España, en Asturias. Nace en la cordillera Cantábrica y desemboca en el Cantábrico por Ribadesella, formando una amplia ría; 70 km.
Ejemplos ?
Mas, aunque ya no viva, ven siquiera a ver, oh Grimanesa, los lugares que la miraron por la vez postrera, de su vida testigos familiares, y que su sombra idolatrada habita; ven, dulce hermana, a que lloremos juntos nuestra común desgracia; en la luctuosa solitaria mansión de los difuntos, ven a orar con nosotros en la losa que sus despojos adorados sella: cual sólo alivio a tu dolor profundo, ven a que hablemos sin descanso de ella y a ocupar nuestra vida en la memoria de la que fue en el mundo nuestro amor, nuestro orgullo y nuestra gloria.
Entregad al de Alvarado lo que hoy de perder me place; pero cuidad, don Fadrique, que no sepa el miserable que era Inés, su propia hermana, la prenda que iba a jugarse.— Y así el Capitán diciendo, un pliego sin letras ase, escribe algunas palabras, lo firma, lo sella y parte.
Dios promete a Abraham, siendo él anciano y Sara estéril un hijo de ella, y le hace padre y cabeza de las gentes, y la fe de la promesa la confirma y sella con el Sacramento de la Circuncisión Después nació Ismael de Agar...
3 Y los entendidos resplandecerán como el resplandor del firmamento; y los que enseñan á justicia la multitud, como las estrellas á perpetua eternidad. 4 Tú empero Daniel, cierra las palabras y sella el libro hasta el tiempo del fin: pasarán muchos, y multiplicaráse la ciencia.
Tiende el valle su alfombra de verdura, La colina su término le sella Y, do nace una brisa que murmura, Nace una leve flor que es hija de ella.
Falta un minuto... medio minuto... Alice se ahoga... Él sella: –Evans... Evans no vendrá... Ella musita inconsciente: –Evans... ¡Las cuatro!
Esto al guerrero adorado escribe la hermosa niña, casi en el papel borrando con sus lágrimas la tinta: dobla la carta, y solloza, escribe el sobre, y suspira; llorando sella, y llorando papel y presente envía: ante imágenes sagradas a su devoción queridas, juntando las blancas manos, cae luego de rodillas; y a Dios sus preces eleva y a la Virgen sin mancilla, y a la que hoy del cielo es Rosa y un tiempo lo fue de Lima, para que en las olas hundan los bajeles de Castilla los valerosos guerreros que por nuestros lares lidian, y que, tornando el que adora con gloria, pero con vida, ella que llorar no tenga de la patria en la alegría.
Manifiesta que él, ya ha comunicado al Gobierno que de pasar el enemigo la línea del Sella, la situación sería muy comprometida, y desesperada si los facciosos llegaban a Villaviciosa.- Da cuenta de la baja moral de nuestros combatientes agravada por el sentir pesimista de la retaguardia.
de la Aduana de la Muerte ni libra el sabio, nt se exime el fuerte; » la real Renta de Correos se ocupa de la senda del bien y del camino cielo; el Tribunal de Temporalidades trae a cuento la dlferencia entre lo temporal y lo eterno; y la real Casa de Moneda nos refiere con mucho candor que la Parca a los sellos de Carlos puso el sella sin que graben su nombre los trojeles.
Y pues ves que te sobra el favor de los cielos y tu estrella, la sucesión de tus hazañas sella y pon cima a tu obra: con el principio venturoso en ella el venturoso medio corresponda, y el fin con uno y otro se compase: de América cumpliendo la esperanza, la interna paz con mano firme en honda inconmovible base para siglos cimienta y afïanza: a ti por fin se deba que el peruano valeroso guerrero no desnude la espada para hundirla en el pecho del hermano en impía contienda, y para herir la guarde al extranjero que sus hogares codicioso invada o que insolente su decoro ofenda.
Prodiga a tu sediento el oasis sanguíneo de tus labios y el lunar desvarío de tu sonrisa... Blanca, oh, pura, blanca, triangulada de negro, que sella tu torturada castidad.
4 Y cuando los siete truenos hubieron hablado sus voces, yo iba á escribir, y oí una voz del cielo que me decía: Sella las cosas que los siete truenos han hablado, y no las escribas.