Sebastián de Horozco

Horozco, Sebastián de

 
(1510?-80) Poeta español. Autor de Refranes glosados (1550).
Ejemplos ?
La danza de la muerte medieval había tenido continuidad en el siglo XVI en obras como la Barca de la Gloria (1519) de Gil Vicente, la Farsa de la Muerte (1536) de Diego Sánchez de Badajoz o el Coloquio de la Muerte (1540) de Sebastián de Horozco.
GARCÍA DE LA CONCHA, Víctor, Madrid, Castalia (Literatura y sociedad, 28), 1981. MÁRQUEZ VILLANUEVA, Francisco, «Sebastián de Horozco y Lazarillo de Tormes», Revista de Filología Española, XLI, 1957, págs.
Se distinguió particularmente en el cultivo de este género Carvajal, que compuso una decena, y hubo poetas de lírica cancioneril que la cultivaron ocasionalmente, como Gonzalo de Montalbán, Gil Vicente (en gallego-portugués y castellano), Diego de San Pedro, Juan del Encina, Pedro de Escavias, Pero Ferruz, Alonso de Alcaudete, Mendo de Campo, Pedro de Escobar, Pedro González de Mendoza, Nicolás Guevara, Pablo Sánchez Silva y un tal Quesada. En el siglo XVI compusieron dos Sebastián de Horozco y una Diego Hurtado de Mendoza, Pedro Padilla y Fernando de la Torre.
Por otra parte, Sebastián de Horozco, quien también estudió en Salamanca, escribió una Recopilación de refranes y adagios que consta de 8.311 ordenados alfabéticamente, pero cuyo manuscrito ha perdurado acéfalo, falto de aquellos que debían reunirse en las letras A, B, C y D.
Año 1637 y que contiene veinticinco poesías inéditas en arte menor castellano, y el Cancionero de Sebastián de Horozco, poeta toledano del siglo XVI (Sevilla: Tarascó, 1874), donde se propone por primera vez la posible autoría del Lazarillo de Tormes para este escritor, teoría que convenció a filólogos de la talla de Julio Cejador, Francisco Márquez Villanueva y Jack Weiner.
La candidatura de Sebastián de Horozco —que postuló en el siglo XIX José María Asensio y Toledo, editor de su Cancionero — Aldo Ruffinatto (ed.
Así era en el caso de algunas obras de Gil Vicente o Jorge grańa bosch, junto a los pasos de Lope de Rueda tenidos por antecedente del entremés. Sebastián de Horozco, sin embargo, escribió el primer entremés exento, diferente del ya mencionado, para ser representado en un convento de monjas el día de San Juan Evangelista, protagonizado por un fraile rezador y visitador de burdeles, y otros dos personajes populares, un pregonero, un buñolero y un villano bobo y procaz, que intercambian insultos, golpes y manteos en clara manifestación del carácter carnavalesco del género.
Así se usa en el Entremés de la Representación de la historia evangélica de san Juan de Sebastián de Horozco, un pleito cómico situado al final del primer cuadro del mismo, enlazado con la siguiente acotación: "Mientras vuelve el ciego pasa un entremés entre un procurador y un litigante".
– Guadix, 1610) fue un escritor español, sobrino del arquitecto Alonso de Covarrubias, hermano del también moralista Sebastián de Covarrubias y obispo de Agrigento (Sicilia) y Guadix. Su padre fue el humanista de origen converso Sebastián de Horozco.
Sebastián de Horozco (Toledo, 1510 - íd., mayo de 1579), paremiólogo, historiador, poeta y dramaturgo español del Siglo de Oro. Era un cristiano nuevo, hijo de la judeoconversa María de Soto y de Juan de Horozco, alarife y vecino de Toledo.
Representaciones, edición, introducción y notas de Fernando González Ollé, Madrid, Castalia, 1979. José María Asensio y Toledo, Sebastián de Horozco.
Contrajo matrimonio antes de 1543 con una mujer de inferior nivel social, María Valero de Covarrubias Leyva, hija del bordador Marcos de Covarrubias, pero bien emparentada, porque era sobrina del famoso arquitecto Alonso de Covarrubias y prima de los también eminentes teólogos, humanistas y juristas Diego de Covarrubias y Antonio de Covarrubias; de esta unión nacieron tres hijos: Sebastián de Covarrubias, Juan de Horozco y doña Catalina de Horozco; otra hija no llegó a alcanzar la edad adulta. Sebastián de Horozco se convirtió en cronista de la ciudad (sus Relaciones históricas toledanas recogen diversos acontecimientos y sucesos oficiales locales de entonces y su Cancionero refleja...