Sebastián de Benalcázar


Búsquedas relacionadas con Sebastián de Benalcázar: Gonzalo Jiménez de Quesada

Benalcázar, Sebastián de

 
Ejemplos ?
Mientras tanto el virrey siguió concentrado en Popayán, donde recibió refuerzos provenientes del Norte; uno de los capitanes que se le sumó fue Sebastián de Benalcázar, el gobernador de Popayán.
Fue el último presidente y gobernador español de Quito, cargo que había establecido el conquistador Sebastián de Benalcázar en 1534.
La caballería fue dividida en dos escuadrones; el Virrey tomó el mando del mayor y el otro entregó a sus capitanes Sebastián de Benalcázar, Pedro de Bazán y Hernando de Cepeda (este último era primo de Santa Teresa de Jesús).
Después del triunfo fue electo Secretario de la Municipalidad con S/. 2.600 mensuales y profesor de Cívica y Filosofía para el sexto curso del Colegio Municipal Sebastián de Benalcázar.
La religión del imperio de los incas: Compendio historial del estado de los indios del Perú. Escuela Tipografía Salesiana, 1931. Sebastián de Benalcázar (1937).
(Paginas 89, 90 y 91). Garcés G., Jorge A. Testamento del Señor Capitán Don Sebastián de Benalcázar. Versión de Jorge A. Garcés G.
Además de esta, sucedió una segunda batalla entre los hijos de ambos comandantes, Huayna Cápac y Calicuchima, y una tercera en 1534 entre el general inca Rumiñahui y el conquistador español Sebastián de Benalcázar.
Una de las fuentes para esta propuesta es Jijón y Caamaño que admite que la evidencia en favor de esta propuesta es débil y añade que las similaridades observadas, podrían ser explicables por contacto lingüístico. Jijón y Caamaño, Jacinto (1936–8): Sebastián de Benalcázar, vol.
Finalmente para 2014 las estimaciones calculan a cerca de 21.000 los españoles residentes en el país. En 1534, el español Sebastián de Benalcázar conquistó tierras ecuatorianas.
Durante la conquista española, en su paso hacia el Reino de Quito desde el sur, Sebastián de Benalcázar funda una villa en este hermoso valle con el nombre de Zapotillo el 20 de enero de 1534.
En 1961, pasó al Colegio Sebastián de Benalcázar, siendo enseguida uno de los más asiduos visitantes de las bibliotecas públicas de la ciudad.
Empero, no cabe negar la posibilidad de que otros sefarditas, se hubiesen establecido en este territorio colonial desde los primeros tiempos de la conquista española, como parecen mostrarlo los apellidos de conquistadores llegados con Sebastián de Benalcázar y Pedro de Alvarado.